Nauru, la increíble historia del país insular más pequeño del mundo

Hoy vas a conocer Nauru, una curiosa isla con una tormentosa historia reciente. Nauru llegó a ser el país más rico del mundo, cayó en la miseria y trata de remontar el vuelo.

Localización y curiosidades

Se localiza al oeste del océano Pacífico, en la región de Micronesia, compuesta por otros 3 países: Palaos, Kiribati y los Estados Federados de Micronesia.

Nauru es una única isla de tan solo 21,3km² (para que nos hagamos una idea, es más pequeña que la isla de Bora Bora). La isla tiene muchas peculiaridades, una de ellas es que es el país insular más pequeño del mundo. Solo supera en superficie a otras 2 naciones: Ciudad del Vaticano y Mónaco.

Su bandera nos aporta más datos sobre este país:

  • El color azul representa el mar
  • La línea amarilla al ecuador
  • La división en 2 corresponde al origen de sus habitantes: Micronesia y Polinesia
  • La estrella blanca indica la posición de Nauru, al sur del ecuador
  • El color blanco, el del fosfato
  • Las 12 puntas de la estrella simbolizan las 12 tribus originarias de la isla
© pixabay

Otras curiosidades sobre Nauru:

  • Es la república más pequeña del mundo
  • Nauru no tiene capital oficial, ya que no existen ciudades delimitadas dentro de su territorio
  • Su población total es de solo 11 567 habitantes
  • Es el país con mayor índice de obesidad del mundo
  • Su territorio está arrasado por la extracción de fosfato
  • Todo es prácticamente importado en Nauru
  • Recibe únicamente 200 turistas al año y cuenta con 2 hoteles

Primeros contactos de Nauru con europeos

Se remontan a finales del siglo XVIII, cuando fue descubierta por una expedición ballenera británica. Desde ese momento y hasta la colonización alemana en 1888, Nauru fue un punto de intercambio de agua, bebidas alcohólicas y cocos por armas y bienes. Poco a poco se convertía en un refugio de desertores balleneros.

La isla perteneció a Alemania hasta 1914, después estuvo bajo el mandato conjunto de Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido hasta la ocupación japonesa que duró 3 años durante la II Guerra Mundial. Por último, fue administrada por las Naciones Unidas hasta su independencia en 1968.

© wikimedia

El país más rico del mundo

Todo cambió en la isla a principios del siglo XX. La empresa británica Pacific Phosphate Company (posteriormente British Phosphate Commision) negoció con Alemania y empezó a extraer fosfato en Nauru, un recurso muy importante para fertilizantes y que se expandió enormemente en el período de entreguerras.

En estos años los nativos propietarios de tierras, que vivían del coco y el pescado, no entendían como aquellos europeos pagaban tanto por algo que ellos consideraban sin ningún valor. Cabe destacar que durante los primeros años la población de Nauru apenas recibió regalías por la extracción del fosfato.

Poco a poco en los años siguientes las negociaciones y quejas de Nauru terminaron con la compra de la planta en 1970, justo después de su independencia. Durante este período Nauru llega a tener la renta per cápita más alta del mundo.

En los años 70 se dispara el precio del fosfato en todo el mundo  y los espectaculares ingresos convierten a este pequeño país en una burbuja. Sorprenden sus cifras en esta época:

  • Una aerolínea internacional con 5 aviones y 18 destinos.
  • Educación gratuita con estudios universitarios en Australia.
  • Sanidad pública, que incluye dentista y traslado en avión a Australia para tratamientos que no puedan ser cubiertos en los centros médicos de Nauru.
  • Transporte gratuito
  • Periódico del gobierno gratis
  • Electricidad y teléfono a precio irrisorio
  • Un país sin apenas impuestos
  • Se importan trabajadores de otras islas del pacífico para la extracción del fosfato y personal altamente cualificado de Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.
  • Paro y criminalidad inexistentes, con alrededor de 60 policías.
  • Numerosas acciones en Wall Street, el Nauru House (el rascacielos más alto de Melbourne, con 52 pisos) y otras inversiones repartidas por Asia y Oceanía.

Llega la ruina económica

La extracción de los excrementos fosilizados de aves (fosfato) que tantas alegrías había dado a la isla, pronto comenzó a escasear. Alrededor de 100 millones de toneladas de fosfato se habían exportado y enormes sumas de dinero habían sido dilapidadas en ruinosas decisiones e inversiones.

Para finales del siglo XX el desempleo llegó al 90% y las soluciones a corto plazo para la isla fueron algo rocambolescas: convertir a Nauru en un paraíso fiscal sin necesidad de pisar la isla ni registro de identidad para abrir cuentas bancarias, recibir dinero de Australia a cambio de la creación de un centro de refugiados para enviarle sus solicitantes de asilo, o vender todos sus activos internacionales.

Lo más sorprendente fue que Nauru ha reconocido oficialmente a países a cambio de enormes cantidades de dinero, incluso ha negociado a 2 bandas con territorios con intereses opuestos, como con Sahara Occidental y Marruecos, o Taiwán y China.

© needpix

El país más obeso del mundo

Junto al económico, el otro problema de los nauruanos de estos últimos años es la obesidad, ya que sus habitantes cambiaron su estilo de vida y dieta al entrar en contacto con el mundo occidental.

Los nauruanos eran pescadores, cazadores y recolectores, y al carecer de agricultura tenían problemas de escasez de alimentos cada cierto tiempo, por la llegada de tifones que arrasaban la isla. Esto hizo que su organismo acumulase muchas calorías en forma de grasas como método de supervivencia.

Sin embargo, rápidamente pasaron a una alimentación rica en grasas y azúcares y pobre en fibra, que unido a una vida sedentaria y a su metabolismo acostumbrado a acumular grasas, ha traído a Nauru lo siguiente:

  • Más del 80% de su población tiene obesidad
  • El 30% padece diabetes tipo 2
  • Altos índices de hipertensión y arterioesclerosis.
  • Esperanza de vida de 58 años en hombres, y de 65 en mujeres
  • Sólo el 3% consume fruta
  • Las mujeres ingieren 5000 calorías diarias, los hombres 7500

Tampoco ayuda el hecho de que tener un físico prominente en Nauru es signo de riqueza y poder. Sin duda, este sería el caso opuesto a los habitantes de Okinawa.

© Lorrie Graham/AusAID / wikimedia

Un futuro incierto

En la actualidad, Nauru sigue recibiendo ingresos de Australia por el centro de refugiados, extrae sus últimas cantidades de fosfato a la vez que recibe compensaciones económicas por el deterioro causado por esta actividad. También ingresará de Estados Unidos una ayuda para su recuperación económica a cambio de endurecer las medidas contra el blanqueo de dinero y la evasión fiscal. Otro ingreso para esta nación es la venta de licencias para pescar en sus aguas.

El principal proyecto de futuro próximo para Nauru consiste en la extracción de metales en el fondo de sus aguas, para ello se ha asociado con una compañía especializada en minería de aguas profundas.

¿Será capaz Nauru de revertir la situación actual o la empeorará?

© Matt Robertson / DFAT / flickr

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.