Qué ver en Taiwán, 10 lugares imprescindibles

¿Estás organizando tu viaje a Taiwán? Si tienes pensado hacerlo, o tal vez te entra curiosidad por la isla de Formosa, aquí tienes una selección de los mejores sitios que no te puedes perder.

En esta entrada vas a conocer aquellos que se encuentran en la mitad sur de Taiwán, algo alejados de Taipéi y sus alrededores.

Parque Nacional Taroko

Formosa es una isla extremadamente verde y montañosa, tanto que el 55% del total de su superficie está cubierta de bosque que se extiende a lo largo de sus escarpadas cordilleras. Este abrupto terreno ha hecho que se concentre el 90% de toda su población en las planicies de la costa oeste, reservando su otra mitad para los más aventureros.

Taroko es el ejemplo más claro de este lado salvaje de la isla donde, para el disfrute del visitante, se entremezclan gargantas y acantilados con puentes colgantes y templos.

Rainbow Village

El resto de los lugares seleccionados se hallan en la mitad oeste. Los 2 siguientes quedan en las cercanías de Taichung, la tercera ciudad más poblada de Taiwán.

El primero de ellos se trata de Rainbow Village, una peculiar y colorida aldea en la actualidad, cuyo origen fue muy diferente, ya que se trataba de uno de los numerosos asentamientos militares temporales, que se construyeron en Taiwán para dar acomodo al Ejército Nacional Revolucionario tras su derrota frente al Partido Comunista Chino y posterior huída a la isla.

El asentamiento temporal inicial estaba ya agonizando tras varias décadas. El gobierno ya tenía planeado su derribo, pero el soldado jubilado Huang Yung-Fu tuvo una bonita iniciativa: llenar de ilustraciones y color aquel espacio. De esta singular manera, el conocido como “abuelo arcoíris” consiguió que se recaudasen fondos para esta bonita causa y se preservase esta aldea, todo un icono de la isla en la actualidad.

Gran Buda de la Montaña Bagua

En lo alto de la localidad de Changhua tendrás la ocasión de ver una impresionante estatua de  Buda de 22 metros de altura sobre una flor de loto, que se asemeja mucho al Gran Buda de Kamakura, en Japón.

Las vistas desde el mirador (que nos ofrecen una gran panorámica de la ciudad) junto a un bonito entorno rodeado de templos, son otros alicientes para visitar la Montaña Bagua.

Lago de Sol y Luna

Nos alejamos más de 80km al sureste para llegar a la cordillera Yushan, el techo de Taiwán con cumbres que rozan los 4000 metros. En estas montañas localizamos nuestros 3 próximos  parajes de esta lista.

El primero de ellos es el famoso Sun Moon Lake, el lago de origen natural más grande de toda la isla. Su lado este se parece a un sol, mientras que la parte oeste, de forma alargada, se asemeja a una luna creciente, de ahí su nombre.

En los alrededores de este lago no debemos perdernos 3 lugares: el Templo Xuanzang, la Pagoda Ci´en y el majestuoso Templo Wemwu.

Un buen consejo es acudir al Lago de Sol y Luna en febrero, mes en el que coincide con la belleza de la floración de los cerezos. Además podemos recorrerlo a pie, en bicicleta o en barco, una manera muy popular entre los visitantes.

Cascada Songlong

Continuando el trayecto hacia el sur, nuestra próxima parada se trata del Parque Natural y Forestal Sun-Link-Sea, todo un descubrimiento para mí, ya que la información sobre este parque es escasa y suele pasar desapercibido para la mayoría de turistas internacionales.

El parque en sí tiene varias rutas y paradas. La principal atracción se encuentra prácticamente al final del recorrido, la Cascada Songlong, un espectacular salto de agua situado junto a una enorme cueva natural “Songlong Rock”, que permite disfrutarla y fotografiarla desde varios ángulos.

La belleza del entorno se completa con un bonito puente colgante que hay justo más abajo, que cruza al otro lado del valle por encima de una laguna de un intenso color verde esmeralda creada por las aguas vertidas de Songlong.

Alishan

Llegamos al área escénica de Alishan, el punto más fascinante de la cordillera Yushan, en las cercanías de las cumbres más altas de la isla de Formosa. En esta extensa zona ,que abarca una superficie de 415 km ², destaca el gran bosque de Alishan, de enormes y primitivos cipreses rojos taiwaneses, que apenas dejan pasar la luz y son el hogar de numerosos monos y ardillas que se dejaban ver a nuestro paso.

En Alishan encontrarás además: cascadas, pueblos, templos, plantaciones de té, uno de los ferrocarriles más longevos y singulares del mundo; y los mejores amaneceres de Taiwán, con su fabuloso mar de nubes.

Tainan

Dejamos atrás estas hermosas montañas y regresamos a la costa oeste, donde queda una bella ciudad llamada Tainan, con mucha historia, pues nos encontramos ante la ciudad más antigua de la isla.

De Tainan me quedo con toda la ciudad en su conjunto, como si de un buen equipo sin grandes estrellas se tratase.

No te puedes marchar sin:

  • Visitar Fort Provintia y Fort Zelandia, 2 históricos fuertes coloniales neerlandeses.
  • Admirar las obras expuestas en el Museo Chi-Mei.
  • Dar una vuelta en barca por los manglares de Sicao.
  • Recorrer sus adornadas calles y callejones, y entrar en varios de sus templos.
  • Conocer la Casa Árbol de Anping.

Fo Guang Shan (monasterio y museo)

No podía faltar en esta selección esta ciudad repleta de budas (los hay de todos los tamaños) dividida en 2 áreas bien diferencias: el monasterio y el museo.

Comenzamos por el monasterio. Fundado en 1967 promueve el budismo humanista, que más allá de considerarse una religión se centra en cada una de las acciones diarias de la vida cotidiana.

Además presume de ser el más grande de todo Taiwán y en él destaca una gran estatua de Buda de 40 metros, rodeada de 480 replicas de pequeño tamaño.

La otra parte bien diferenciada de Fo Guang Shan es el museo, mucho más reciente, ya que se empezó a construir en 2008 y se terminó en 2011. En este gran recinto llama la atención la existencia de: 8 pagodas (que representan las 8 ideas de las enseñanzas budistas), el enorme Museo del Buda y en su azotea permanece sentado el Gran Buda Fo Guang, de 48 metros de altura.

Lago del Loto

Terminamos este recorrido de norte a  sur en Kaohsiung, la segunda ciudad más grande de la isla. Si en el anterior artículo comenzaba diciendo lo infravalorado que está Taiwán, el sur es, como hemos visto, un claro ejemplo de ello, con ciudades que guardan verdaderas joyas para el turista.

De Kaohsiung elijo el Lotus Pond, un colorido lago artificial terminado en 1951, que contiene varios templos con enormes esculturas y pagodas, donde la flor de loto cubre sus aguas.

En él destacan las Pagodas del Tigre y  el Dragón, dos torres casi gemelas (exceptuando su parte frontal), conectadas entre sí . Se dice que este lugar convierte la mala suerte en buena, por ello debes iniciar el recorrido metiéndote por la boca de dragón y saliendo por la boca del tigre.

Desde lo alto, tenemos unas estupendas vistas del lago con los pabellones de la Primavera, el Otoño y Wuli. Al fondo llama la atención una gran estatua de 22 metros de altura, como símbolo del dios Xuan Xu.

Mercados Nocturnos

Para finalizar te propongo una visita a sus mercados nocturnos, un imprescindible en todo viaje a Taiwán.

Todos tienen algo en común (desde los más conocidos a los más locales), cuando cae el sol, ríos de gente llenan sus callejuelas para saciar el apetito, realizar compras o simplemente curiosear y empaparte de su cultura, principalmente de su gran oferta gastronómica.

En este enlace puedes consultar los principales mercados taiwaneses.

 

¿Añadirías algún otro lugar en el top 10?

 

Fotos © coleccionistasdeislas

Qué ver en Taipéi y alrededores, 10 lugares que no te puedes perder

Seguramente Taiwán sea uno de los parajes más infravalorados que he visitado. Pese a su riqueza cultural y a su diversidad de escenarios, la isla ha estado mucho tiempo a la sombra de otros destino de su alrededor.

He seleccionado, y dividido en 2 artículos, los mejores sitios en los que estuve durante mi viaje de 3 semanas a la isla y que considero que no debes perderte.

Comenzamos por los 10 elegidos de Taipéi y Nuevo Taipéi:

Plaza de La Libertad

Iniciamos el recorrido por Taipéi con este importante punto de encuentro de muchos taiwaneses, que ocupa una enorme superficie de más de 240 000 metros cuadrados.

En esta plaza se hallan a ambos lados y rodeados de bellos jardines la Sala de Conciertos y el Teatro Nacional, mientras que en los extremos tenemos la Puerta de la Gran Centralidad y la Honradez Perfecta situada frente al gran Salón Commemorativo de Chiang Kai-shek, el monumento más importante de la plaza. Construido en honor al expresidente, además de su nombre este imponente edificio alberga una gran figura de bronce suya, custodiada en todo momento por representantes de las fuerzas armadas.

¡Imperdible el cambio de guardia que se realiza cada hora!

Templo Bishan

En la montaña Bishan (aproximadamente a media hora andando del metro Neihu) localizamos este templo no tan famoso, de hecho no suele aparecer en las listas de los principales monumentos a  visitar de Taipéi. Precisamente por este motivo, por la bella panorámica que nos ofrece de Taipéi y por el entorno que le rodea, Bishan merece un hueco en el top10.

Mirador Elephant Mountain

Si nos ceñimos únicamente a las mejores vistas de Taipéi, este es el lugar al que tienes que acudir, a ser posible al atardecer, desde donde disfrutarás de un auténtico mar de luces.

Eso sí, para disfrutar de estas preciosas vistas, en las que destaca el enorme edificio Taipéi 101,tendremos que subir 500 escalones hasta el mirador, e incluso 600 para llegar a lo más alto del Elephant Mountain.

¡Sin duda el esfuerzo habrá merecido la pena!

Templo Guandu

Es el más completo de los que he visto a lo largo de 10 días en Taipéi y sus alrededores y sorprende que, al igual que Bishan, no sea demasiado turístico por el hecho de estar alejado del centro de Taipéi.

Lo más increíble de Guandu es que te va a ir sorprendiendo poco a poco. Comienza con una modesta fachada principal justo delante de una gran pared rocosa, pero como si de magia se tratase, después de caminar por un túnel de más de 100 metros, aparecerás en un inmenso templo de varias alturas y amplios jardines.

Templo Fufudinghsan

Se trata del más original de todo Taiwán. Para su exclusivo diseño hizo falta una gran cantidad de conchas (60 000) y corales durante los 2 años que se emplearon en su construcción.

Si el anterior templo de Guandu puede decepcionar en un primer momento, este templo es aún más extraño en su parte exterior, ya que parece que vamos a visitar una fábrica.

Una vez dentro, reconozco que solo puedes admirar el laborioso trabajo realizado para su apertura  en 1996, en especial en su fachada, en la que destacan dragones marinos a ambos lados y en su interior, una cueva repleta de corales.

Templo Wuji Tianyuan

En las cercanías del curioso santuario de las conchas, encontramos el Wuji Tianyuan, un bonito templo en forma de pagoda de 5 pisos y 60 metros. Se engalana en la temporada de cerezos en flor, siendo el sitio más visitado y fotografiado por los taiwaneses en dicho periodo, que suele tener lugar cada año entre febrero y marzo.

Geoparque de Yehliu

En la costa norte tenemos un paisaje con curiosas formaciones que parece sacado de otro mundo. Estas figuras tan peculiares son estructuras de piedra débil con una roca más resistente en la cima que la protege de la erosión.

Son obras de arte de la naturaleza que se conocen como Chimeneas de Hadas, y en este geoparque llevan tallándose miles de años por acción de las olas, el viento, la lluvia o el movimiento de la tierra y de la corteza.

Los locales han ido nombrando las más peculiares, así la más famosa es la que vemos en la foto, la “Cabeza de la Reina”, todo un icono de Taiwán y que espero que los temibles tifones que azotan cada año la isla, la respeten por mucho tiempo.

Shifen (Cascada y pueblo)

Una de las cosas que me sorprendió más de Taiwán es su riqueza paisajística. Si antes te hablaba de unas curiosas formaciones, en esta ocasión la pequeña localidad de Shifen exhibe con orgullo la Cascada de Shifen, una de las mejores que recuerdo de mis viajes. No es demasiado alta (unos 20 metros) pero sí lo suficiente extensa (alrededor de 40 metros de largo) como para impresionarte a primera vista.

Sin embargo Shifen no es únicamente visitado por su cascada. Esta localidad es muy famosa tanto en Taiwán como fuera de la isla por un bonito festival de faroles (o linternas), en el que se liberan al cielo cientos de deseos escritos en ellos con la ilusión de que se cumplan.

Si no coincide tu visita con el festival anual, por suerte puedes contemplar diariamente este espectáculo visual, tanto en la localidad cercana de Pingxi como en el propio Shifen, e incluso ser partícipe de ello. Solo tienes que adquirir tu farol en alguno de los establecimientos que los ofertan, escribir tus deseos (los principales) y por último ellos te ayudarán a prenderle fuego mientras tú lo liberas al cielo.

Lo peculiar de esta tradición es que se realiza cada día en las mismas vías de un tren que transita por ambas localidades, pero como te estarás imaginando, la frecuencia de paso es muy reducida.

Jiufen

En este bonito lugar, donde se ubicaba una pequeña aldea, se descubrió oro en 1890, justo antes de la invasión nipona de la isla de Taiwán (1895-1945). Debido a ello la localidad se fue expandiendo a lo largo del valle y de sus estrechas calles con típicas construcciones japonesas, que hoy día podemos reconocer.

Tal fue la transformación que incidió directamente en la cultura. A comienzos del siglo XX, Jiufen ya contaba con un teatro famoso en todo el país, el actual Teatro Shenping.

Sin embargo, las minas de oro cerraron en los años 70 y Jiufen cayó en el olvido, hasta que volvió a resurgir en los 90 gracias al cine y posteriormente al turismo, siendo hoy día uno de los lugares más visitados de Taiwán.

Es muy aconsejable visitar Jiufen al atardecer para disfrutarlo iluminado.

Lago de las 1000 islas

Terminamos con este lago rodeado de la belleza de sus campos de té en terrazas, donde se cultiva el famoso té Pouchong.

Por extraño que parezca, ni es lago ni tiene 1000 islas, ya que se trata del embalse Feicui, construido en 1987 y que abastece principalmente a Taipei o a la cercana Shiding, una localidad que también vale la pena visitar.

No obstante, estos verdes campos de té son otros de mis lugares imprescindibles de los alrededores de Taipéi.

 

Espero que te sirva de ayuda para organizar tu viaje a Taipéi.

No te pierdas el siguiente artículo en el que te hablaré de los 10 lugares imprescindibles del resto de la isla.

Fotos © coleccionistasdeislas

Islas Senkaku/Diaoyu, un largo conflicto entre gigantes asiáticos

5 pequeñas islas deshabitadas y 3 peñascos, este es el motivo principal del aumento de las tensiones en los últimos días entre China y Japón, e incluso Taiwán, quién también las reclama como parte de su territorio.

Como ocurre en muchas ocasiones, este conflicto tiene su origen hace muchos años, pero lejos de solucionarse, ha ido enquistándose hasta una situación en la que no parece que ningún país esté por la labor de ceder.

¿Cuáles son las islas Senkaku/Diaoyu?

Este archipiélago japonés se encuentra en el Mar de China Oriental, a 140 km del islote Pengjia de Taiwán y a 170 km de la isla de Ishigaki, en Japón. Más lejos, a unos 330 km, quedan las costas de la ciudad china de Wenzhou.

© wikimedia

La superficie total, sumando sus 8 piezas, apenas llega a los 7 km² y, de esta extensión más de la mitad le corresponde a la isla principal, Uotsuri-jima/Diaoyu Dao (4,31 km²), una isla rocosa flanqueada por un arrecife de coral.

Entre la fauna de estas islas destacan los albatros de cola corta, que solo anidan en 2 islas en todo el mundo y una de ellas es Minami-kojima/Nanxiao Dao, la tercera más grande de este archipiélago.

Cronología de los hechos

  • China descubrió el archipiélago en 1372, siendo usadas con frecuencia por pescadores y navegantes como lugar de descanso. Hay documentos históricos que datan de 1403, en los que por aquel entonces ya se las conocía como las islas Diaoyudao.

 

  • En 1879, Japón anexiona el Reino de Ryūkyū (actual Prefectura de Okinawa), próximo a las islas Senkaku/Diaoyu.

 

  • El 14 de enero de 1895, en pleno transcurso de la Primera Guerra Sino-Japonesa, Japón decide incorporar a su dominio las islas protagonistas del artículo, al alegar que estaban en “tierra de nadie”.

Más tarde, en abril de ese mismo año y con la derrota china, la isla de Taiwán y las islas Pescadores son transferidas a manos japonesas en el Tratado de Shimonoseki, aunque no se establece con exactitud los límites geográficos, ni se menciona a las islas Senkaku/Diaoyu, anteriormente anexionadas por Japón.

  • En 1896, tan solo un año después, el gobierno nipón cede las islas a la familia Koga, quienes establecen una empresa para la conserva del bonito en la isla principal. Con dicha actividad la isla llega a tener una población de casi 300 habitantes hasta su cierre en 1940, momento en que vuelve a quedar deshabitada.

 

  • Con la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, le suceden 6 años de ocupación por Estados Unidos que llegan a su fin en 1951, con el Tratado de San Francisco, donde se establece la devolución de Japón a China tanto de Taiwán como las islas Pescadores.

No obstante, es importante saber que las islas Ryūkyū seguirían siendo posesiones de Estados Unidos, quienes sí incluyen en 1953 a las Senkaku/Diaoyu en sus límites geográficos.

  • En 1968, poco antes de la devolución de Estados Unidos a Japón de la totalidad de las islas Ryūkyū , Naciones Unidas emite un informe donde se comunica la gran riqueza energética de las Senkaku-Diaoyu, lo que motiva las protestas de Taiwán y China.

 

  • En 1972, llega la devolución por parte de Estados Unidos a Japón de todas las islas que quedaban aún bajo su dominio, mencionando explícitamente a las islas Senkaku.

 

  • 6 años más tarde, un centenar de barcos chinos se aproximan a las Senkaku/Diaoyu y en respuesta, un grupo nacionalista japonés construye un faro en la isla principal.
© Al Jazeera English / wikimedia

Años 90 hasta la actualidad

Con el comienzo de la década de los 90, la situación alrededor de estas pequeñas islas se ha vuelto cada vez más surrealista, con frecuentes incidentes por el control de las islas que van desde incursiones de barcos, acciones de activistas o construcciones de faros.

En los últimos años China inició perforaciones (2003) en los alrededores de las islas en busca de los famosos recursos energéticos. Japón a su vez anunció la compra de 3 islas que seguían siendo propiedad privada de la familia Koga, lo que motivó el enfado de Taiwán y China.

Duelo diario por el control de sus aguas

Según estimaciones, se cree que el área de 970km próximo a las islas podría contener más de 400 millones de metros cúbicos de gas natural y alrededor de 20 millones de barriles de petróleo. Además, se trata de un área con abundante pescado y muy importante para las rutas marítimas.

Sin duda una fuente de recursos muy importante para los países implicados, tanto que justifican el considerable aumento de gasto público en Defensa, con un gran despliegue de barcos por la zona.

¿Se arreglará la situación?

A juzgar por las declaraciones de los últimos días parece poco probable, al menos en un futuro inmediato.

Mientras tanto, los albatros de cola corta que habitan en las islas seguirán siendo espectadores privilegiados de esta larga y estratégica pugna por el control de algo mucho más importante que el de unos simples islotes.

Foto portada © Al Jazeera English / wikimedia

10 lugares (en islas) imprescindibles para disfrutar del otoño

Este pasado 22 de septiembre comenzó el otoño en el hemisferio norte, y como cada año el verde dará paso a otros colores, que van a ir poco a poco adquiriendo protagonismo.  En breve, en el paisaje predominarán tonos que van desde el amarillo, el marrón, el naranja hasta el rojo.

¿Qué islas brillan en otoño?

Por suerte, muchas de las postales otoñales más famosas del mundo las encontramos también en islas repartidas por todo el planeta.

A continuación, 10 lugares isleños que relucen en esta estación del año:

HONSHU (Japón)

Comenzamos este recorrido otoñal en Honshu, la isla principal de Japón, aunque realmente en cualquier rincón de este país se vive con gran pasión la llegada del kōyō.

Al igual que ocurre en la primavera, generalmente con el florecimiento de los cerezos, es muy popular salir a contemplar los colores de esta estación tan especial en el país nipón. A esta costumbre se le llama “momijigari”, que literalmente significa “caza de hojas otoñales”.

He elegido Arashiyama, en Kioto, ya que aparte de ser el bosque de bambú más conocido, es también uno de los iconos otoñales del país.

Pese a que ya en el mes de septiembre se puede apreciar los colores del otoño en latitudes más septentrionales, como en la isla de Hokkaido, es a partir de mediados de octubre cuando podremos disfrutarlo en Honshu.

© Takeshi Kuboki / flickr

NAMISEOM (Corea del Sur)

Nos trasladamos ahora muy cerca de Japón, a Corea, otro país donde sus ciudadanos se vuelcan con numerosas actividades acompañadas por un clima bastante propicio en este periodo del año. Tanto es así que hay un dicho coreano que hace referencia a ello,»el otoño es la estación en que el cielo es alto y los caballos engordan».

Uno de los mejores lugares en Corea del Sur que debemos visitar, entre septiembre y noviembre, es la isla Namiseom, conocida también como Nami. Esta isla es la más visitada del país y su origen es un tanto curioso, ya que no es una isla natural, puesto que surgió al construir una presa en la zona.

Gracias a esta construcción, la isla Nami es una buena excusa para viajar a Corea en otoño.

©Atibordee Kongprepan/flickr

TAIWÁN

Taiwán tiene mucho encanto, tanto que los portugueses la llamaron Formosa a esta montañosa y boscosa isla. A pesar de su latitud y clima tropical, gracias a su altitud media, es posible contemplar la belleza del otoño en varios puntos de la isla.

Uno de ellos es el pintoresco bosque de Alishan, aunque en este caso, debido a la latitud de Taiwán, la llegada del otoño se retrasa en este paraje, siendo diciembre el mes más indicado para visitarlo.

© pixabay

ISLA DE BLED (Eslovenia)

De Asia nos vamos a Europa, al lago Bled, todo un símbolo esloveno. En esta pequeña isla, tan solo hay espacio para la iglesia de la Asunción de María, desde donde tenemos unas fabulosas vistas al lago que le rodea, el extenso bosque que llega hasta la orilla, y las altas montañas del fondo.

© pikpik

ISLA DE GRAN BRETAÑA (Reino Unido)

La isla de Gran Bretaña cuenta con cientos de lugares excepcionales para disfrutar del otoño y uno de ellos se trata del bosque de Dean.

Situado en Inglaterra y a pocos kilómetros de Gales, este bosque es uno de los más antiguos del país. En él predomina el roble, siendo también muy común el castaño y el haya.

© Eric Soons / geograph.org.uk

ISLANDIA

El otoño islandés es el más madrugador de esta entrada, ya que comenzó a finales de agosto, no obstante es una estación bastante breve en estas latitudes ya que para finales de octubre el invierno ya hace acto de presencia en esta gran isla volcánica.

En esta época otoñal me sorprendió gratamente la zona del lago Myvatn y en particular el área de Dimmuborgir, con unas bonitas formaciones rocosas producto de la actividad volcánica.

© coleccionistasdeislas

LA PALMA (España)

En esta isla, conocida popularmente como “la Isla Bonita”, se encuentra uno de los paisajes otoñales más famosos de toda España, el bosque de los Tilos, que alberga una de las muestras más importantes de laurisilva del archipiélago canario.

Esta reserva natural es un lugar perfecto para amantes del senderismo,  con rutas de gran belleza que incluyen majestuosos miradores y una sorprendente cascada.

© coleccionistasdeislas

MANHATTAN (Estados Unidos)

Al pensar en una isla de Estados Unidos en otoño, es inevitable que Manhattan sea la primera opción que se me pase por la cabeza.

Central Park y los mercados navideños son dos de los principales atractivos para que noviembre sea un mes ideal para visitar Manhattan.

© pixabay

Y por último tenemos 2 destinos en el hemisferio sur, aunque tendremos que esperar a marzo para poder disfrutarlos

ISLA GRANDE DE TIERRA DEL FUEGO (Argentina y Chile)

Al sur del continente americano, más allá del Estrecho de Magallanes, nos encontramos esta isla compartida por Argentina y Chile. Aquí el otoño es una época muy propicia para visitarla, ya que comienza a aminorar su marcha el viento sudoeste, que azota fuertemente la isla desde agosto hasta marzo.

En Ushuaia, que durante mucho tiempo ha sido la ciudad más austral del mundo, el paisaje se tiñe de rojo y amarillo antes de la llegada de las primeras nieves.

ISLA SUR (Nueva Zelanda)

Terminamos este viaje otoñal en Oceanía, en la isla más meridional de las dos principales de Nueva Zelanda, la isla Sur.

Aproximadamente en la parte central y muy cerca de los Alpes del Sur, se localiza el lago Tekapo, que si bien es un magnifico lugar para cada estación del año, a partir de marzo su orilla se tiñe de unos tonos amarillentos, que hacen de este lugar, un imprescindible en toda ruta neozelandesa.

© pixabay

¿Qué otras islas añadirías a esta lista?

Bioluminiscencia, 10 islas donde ver este fenómeno

En el mundo hay ciertos lugares que al anochecer se transforman y nos ofrecen su mejor versión, como si de un cuento se tratase. ¿Has oído hablar de mares que se convierten en un cielo estrellado? ó ¿una famosa cueva neozelandesa con estrellas atrapadas?

Este maravilloso fenómeno natural se conoce como bioluminiscencia. Un proceso que se da en algunos organismos vivos en donde se crea una reacción bioquímica que produce luz, generalmente con el propósito de aparearse, defenderse o atraer a sus presas.

Al contrario de lo que parece, esta característica es más frecuente de lo que podríamos imaginar y lo podemos visualizar en plancton, algas, gusanos, calamares, peces, medusas, caracoles o luciérnagas entre otros. Se calcula que hasta un 90% de las especies que viven en el fondo del mar poseen esta curiosa habilidad.

Como si de Auroras Boreales se tratase, con el paso del tiempo este fenómeno ha ganado tanta popularidad que numerosos viajeros planean vacaciones alrededor de lugares donde poder contemplar este mágico espectáculo.

A continuación tienes 10 islas donde ver estas criaturas brillantes en acción:

Isla Vaadhoo (Maldivas)

Vaadhoo Beach

En varias de las playas que vamos a ver sucede este proceso natural, que se da cuando el plancton entra en contacto con el oxígeno, provocando la reacción química que oxida una proteína llamada luciferina. Con el movimiento del agua, esta proteína se junta con la enzima luciferasa y la energía química se convierte en lumínica.

Para que podamos ver este efecto se deben dar estas 2 condiciones:

  • Una alta y constante temperatura a lo largo del día
  • Que la noche sea especialmente oscura.

Pocos son los lugares en donde la climatología permite que se dé de una manera tan natural y constante como en esta pequeña isla. Por ello, es considerada la mejor playa del mundo para disfrutar de este fenómeno lumínico.

Isla Grande y Tintipán (Colombia)

2 Lagunas colombianas 

En 2 archipiélagos diferentes, pero separados por pocos kilómetros, se encuentran otros 2 lugares ideales para ver plancton luminoso:

  • Laguna Encantada, se ubica en el corazón de Isla Grande, en el archipiélago de las islas del Rosario.

 

  • Laguna Sal Si puedes, en la isla de Tintipán, en el archipiélago de San Bernardo.

Varias empresas realizan tours en estas islas, solo tienes que buscar el calendario y tomar nota de los días de luna nueva.

Holbox (México)

Esta isla de moda mexicana, con más de 30 kilómetros de playa, es otro punto del planeta para ver la bioluminiscencia. Con mayor probabilidad de abril a noviembre por el aumento de las temperaturas en sus aguas, que favorece la reproducción de estos microorganismos acuáticos.

Resulta muy curioso que el nombre de Holbox provenga de la lengua maya y significa “agujero negro”.

Vieques y Puerto Rico (Puerto Rico)

 3 lugares, 2 islas

Afortunados son los puertorriqueños, que cuentan con 3 lugares donde poder presenciarlo:

  • Laguna Grande, localizada al noreste de Puerto Rico, es muy visitada por excursiones en kayak e incluye un trayecto entre manglares.

 

  • La Parguera, en el extremo occidental de Puerto Rico, fue la primera bahía bioluminiscente descubierta en la isla, y al igual que en Laguna Grande se realizan muchos tours nocturnos en kayak.

 

  • Bahía Mosquito, el tercer lugar de puerto rico se encuentra en la isla de Vieques, al este de Puerto Rico y según el Libro Guinness de Los Récords es la bahía más brillante del mundo, ya que se estima que hay hasta 600 000 organismos por litro. Está prohibido nadar o visitarla en embarcaciones a motor, pero se puede hacer en kayak o bote eléctrico.

Jamaica

Laguna Luminosa

El último enclave caribeño de esta entrada nos lleva hasta la isla de Jamaica. Aquí se encuentra La Laguna Luminosa, otro de los lugares más brillantes del planeta, beneficiado en este sentido por la poca profundidad de sus aguas, que posibilita que millones de microorganismo habiten en sus aguas.

Koh Rong, Camboya

La segunda isla más grande de Camboya (78 km²), aún sin mucha afluencia de turistas, es un paraíso tanto diurno como nocturno de salvajes playas de fina arena blanca que ofrece excursiones y actividades para contemplar sus brillantes mares a precios realmente asequibles.

Honshu, Japón

Bahía de Toyama

La bahía de Toyama se encuentra en la costa norte de la isla de Honshu, la principal de Japón. Por primera vez cambiamos completamente de especie, ya que en esta ocasión son los calamares luciérnagas los encargados de hacer brillar esta bahía.

Estos calamares que miden menos de 10 cm, suelen vivir entre 150 y 350 metros de profundad y utilizan el brillo para atraer presas y poder alimentarse.

Entre los meses de marzo a junio millones de calamares luciérnagas (considerados un gran manjar en Japón) desovan en esta bahía, todo un acontecimiento en la zona. 

© Bruce Anderson / wikimedia

Islas Matsu, Taiwán

Este archipiélago taiwanés de un total de 19 islas se localiza al noroeste de Taiwán y a tan solo 19 km de las costas de China. Durante los últimos años, se ha convertido en una importante atracción turística en la zona por sus “lágrimas azules”, que consiste en una agrupación de miles de algas bioluminiscentes que sucede cada año entre los meses abril y mayo.

Islas Bermudas

En las Bermudas este fenónemo se debe a los gusanos de fuego, que brillan durante la temporada de apareamiento. Las hembras salen del fondo del océano y comienzan a brillar y a nadar en círculo en la superficie para atraer a los machos. Como si de un reloj suizo se tratase, esto sucede 22 minutos después del atardecer en la tercera noche después de la luna llena. Este evento ocurre entre mayo y noviembre.

Isla Norte, Nueva Zelanda

Cuevas de Waitomo

Este fenómeno bioluminiscente sea quizás el más peculiar, ya que ocurre en cuevas subterráneas debajo de las verdes colinas de Waitomo, en la isla Norte de Nueva Zelanda. Un nombre que proviene de las palabras maoríes wai (agua) y tomo (hoyo).

En estas cuevas, además de estalactitas y estalagmitas, existe la particularidad de que habita en su interior el gusano luminoso (la larva del insecto Arachnocampa luminosa), originario de Nueva Zelanda. En su fase larvaria es un organismo bioluminiscente que produce unas formaciones que cuelgan de los techos de las cavidades. Esta luz brillante atrae a sus presas y su intensidad varía según el hambre que tenga, así que tendremos que ver la cueva antes de la hora de su almuerzo…

¡Brillará más que nunca!

© Манько Марко / wikimedia