Las mejores islas privadas del mundo (segunda parte)

Continúa la primera entrega de las mejores islas privadas del mundo con otras 8 islas únicas, incluyendo a la ganadora:

Laucala, Fiyi

Fiyi repite en las nominaciones con Laucala, una de las 3 pequeñas islas situadas al este de Taveuni, la tercera más grande del país.

Esta isla de 12 kilómetros fue propiedad del magnate editorial Malcolm Forbes hasta 2003, año en que fue traspasada por 7 millones de libras esterlinas al cofundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz. A raíz de la venta, la isla sufrió una rápida transformación. En sus inicios fue retiro privado del empresario austriaco y posteriormente se convirtió en el actual resort isleño de lujo.

Los atractivos de Laucala incluyen un campo de golf de 18 hoyos, 6 caballos disponibles para los aficionados de la equitación, y 25 villas de estilo fiyiano rodeadas de selva y espectaculares playas.

Necker, Islas Virgenes Británicas

De Laucala llegamos a Necker, otra isla propiedad de un multimillonario. En este caso hablamos del británico Richard Branson, conocido por la marca Virgin.

La isla, con un total de 20 habitaciones, se alquila en exclusividad a un precio de 105 000 dólares la noche (máximo 40 huéspedes). No obstante, existen las denominadas “semanas de celebración”, fechas en las que Necker Island se abre a un mayor abanico de clientes, permitiendo reservar cada una de las habitaciones de forma separada, compartiendo así el resort con otros clientes.

Necker Island está comprometida con el desarrollo sostenible, con la firme intención de que funcione completamente con energía renovable. Una excelente propuesta para este lugar de playas cristalinas, donde habitan tortugas, garzas y flamencos.

© Mazzy02 / wikimedia
© Mazzy02 / wikimedia

North Island, Seychelles

La segunda de las islas Seychelles, también de origen granítico, se ubica a solo 43 kilómetros al oeste de Cousine Island.

Esta ínsula tiene un interesante pasado, dado que se conocen documentos que datan de una expedición en 1609 de la Compañía Británica de las Indias de Oriente. En ellos se menciona la existencia de una gran población de tortugas gigantes de tierra.

Posteriormente, durante los siglos XIX y XX, North Island fue explotada por sus propietarios para la plantación de frutas y especies, así como para la producción de guano, aceite de pescado y copra.

En 2003 se apostó por reconvertir la isla en un selecto destino turístico, con la construcción de 11 villas de lujo. En estos últimos años se han ido realizando tareas de conservación, como el restablecimiento de especies nativas de flora y fauna.

© Gerard Larose / wikimedia
© Gerard Larose / wikimedia

Satellite Island, Australia

La próxima nominada nos lleva hasta las costas más australes de Australia (valga la redundancia). Allí, en el canal D’Entrecasteaux, que separa la isla Bruny y Tasmania, se halla esta pequeña isla privada. Posiblemente se trata de la que tiene el clima menos atractivo y quizás la menos lujosa, pero es ahí donde reside la magia de Satellite Island.

El tiempo se detiene en ella, la vida se ralentiza de manera que comenzamos a apreciar la sencillez de las cosas en esta isla virgen: una hoguera mientras contemplas el atardecer, un paseo por la playa en busca de tesoros marino, pescar y cocinar los ejemplares frescos sobre guijarros. Estos son solo algunos de los atractivos de este recóndito lugar.

Contratar Satellite Island en exclusividad tiene un coste mínimo de 2050 dólares por noche para 2 personas (estancia mínima de 2 noches) e incluye desayuno gourmet, provisiones esenciales e incluso un suministro interminable de ostras.

Song Saa, Camboya

A continuación te hablaré de Song Saa, situada a tan solo 500 metros de Koh Rong, la isla más famosa y segunda más grande en extensión de Camboya, tras Koh Kong.

Song Saa alberga un espectacular complejo de 5 estrellas rodeado de mar y jungla, con un total de 27 villas de diseño culminadas con techos de paja. Los precios oscilan entre los 890 dólares por noche de la más sencilla y los 3590 de la Villa Real. Esta última se trata de una impresionante construcción por encima del agua, a la que se accede por puentes de madera y destaca por su enorme piscina privada de 33 metros cuadrados.

© SongSaa12 / wikimedia
© SongSaa12 / wikimedia

The Brando, Polinesia Francesa

A simple vista, el siguiente nominado puede parecer que se trata solamente de un lujoso resort, pero The Brando no solo es el único alojamiento sobre la pequeña isla Motu Onetahi, en la Polinesia Francesa, sino que también lo es en todo el espectacular atolón Tetiaroa, formado por otros 12 islotes que rodean una laguna central de 7km de longitud.

Tal fue el flechazo de Marlon Brando con este impresionante escenario en el rodaje de la película “Rebelión a Bordo”, que el actor decidió comprar el atolón en 1967.

“Mi espíritu siempre se calma cuando me imagino por la noche en mi isla del Pacífico. Si tengo oportunidad voy a hacer de Tetiaroa un lugar que recuerde a los tahitianos lo que son y lo que fueron” Marlon Brando.

 

Brando fue un fiel defensor de la belleza natural de Teitaroa y, convencido de ello, en 1999 comenzó a entablar conversaciones con Richard Bailey, quien había creado algunos de los mejores resorts de la zona, para establecer un complejo de lujo sostenible con ayuda de las últimas tendencias tecnológicas.

The Brando vió la luz en 2014, 10 años después de la muerte del actor. Actualmente está considerado como uno de los mejores ejemplos de eco-lujo del mundo.

© Saga70 / wikimedia
© Saga70 / wikimedia

Velaa, Maldivas

Maldivas es el cuarto país insular que repite junto con Filipinas, Seychelles y Fiyi. Esta vez nos trasladamos al atolón Noonu, uno de los más septentrionales del país, donde se encuentra Velaa, la última de las finalistas.

Velaa, que significa isla de la Tortuga en el idioma local, fue nombrada así por ser el lugar elegido por varias generaciones de tortugas marinas para anidar. Este motivo fue clave en su diseño, ya que, si observamos la isla a vista de pájaro, podemos apreciar como este resort emula a una tortuga: sus villas construidas sobre el agua dan forma a la cabeza, mientras que la isla en sí simula ser el caparazón. No podían faltar las extremidades, con edificaciones conectadas con la isla principal mediante puentes de madera.

Y la ganadora final fue...

Thanda Island (Tanzania), elegida la mejor isla privada del mundo por quinto año consecutivo.

Para encontrarla, tenemos que buscar esta isla al sur de Dar es-Salam. La localizaremos en la Reserva Marina de la isla de Shungimbili, a 13 kilómetros al norte de de la isla de Mafia.

Para llegar a Thanda, la mejor forma es en helicóptero desde Mafia (entre 15-45 minutos dependiendo de las condiciones climáticas).

Con solo 1 villa de lujo en una superficie de 5,5 hectáreas, esta isla es toda una garantía de exclusividad, donde podremos descansar y desconectar o nadar entre tiburones ballenas y tortugas por un precio de 25 000 dólares la noche (mínimo 5 noches).

Y tú ¿por cuál te decides?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.