¿Qué islas están separadas por fronteras?

Esta fue la pregunta que me hice, al igual que muchos de vosotros, al terminar la entrada sobre la isla de Los Faisanes.

Como era de esperar, existen en la actualidad numerosas islas compartidas por 2 o 3 países en cada uno de los continentes. Generalmente el motivo de la división de éstas suele ser por razones históricas, pero también la naturaleza ha jugado un papel importante en algún caso, creando nuevas islas compartidas.

Comenzamos por las islas marítimas:

Islas marítimas

Nueva Guinea

Es la de mayor tamaño de esta entrada y segunda isla más grande de todo el mundo, con un tamaño total de 785 753 km2. La isla la comparten Papúa Nueva Guinea, que administra el 59% del territorio (lado oriental), mientras que Indonesia lo hace en el 41% restante.

Curiosamente Nueva Guinea fue compartida durante años por 3 países. Así, la actual Papúa Nueva Guinea estaba separada en 2 mitades, perteneciendo el lado norte a Alemania (desde finales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial) y el sur a Reino Unido, quien la administró hasta 1906, cediéndola a Australia poco después de su independencia.

© pixabay
© pixabay

Borneo

Seguimos en Asia, donde también se halla Borneo, la tercera isla más grande del mundo (743 330 km²). Es precisamente la única isla marítima que en la actualidad está dividida en 3 países: Indonesia (73%), Malasia (26%) y Brunéi, que apenas ocupa el 1%.

Irlanda

Con una superficie de 84 421 km², Irlanda está bastante lejos del tamaño de Nueva Guinea y Borneo.  De hecho ocupa el puesto vigésimo a nivel global.

En este caso destaca el predominio en la isla de la República de Irlanda (83%) sobre el Reino Unido (17%). Esto es debido al acuerdo alcanzado en el Tratado Anglo-Irlandés de 1921, tras el final de la Guerra de Independencia irlandesa.

© coleccionistasdeislas
© coleccionistasdeislas

La Española

En el corazón del Caribe encontramos la isla compartida con más habitantes (21 396 000). La Española, que está administrada en un 64% de su territorio por la República Dominicana y en un 36% por Haití, es también la de mayor diferencia económica entre fronteras (el PIB per cápita es hasta 7 veces mayor en la República Dominicana).

© pixabay
© pixabay

Isla Grande de Tierra del Fuego

Es la isla principal del archipiélago de Tierra del Fuego, en el extremo austral de América. Separada del continente por el Estrecho de Magallanes, es compartida por Chile (61%) y Argentina (39%) desde el Tratado de Límites de 1881. Tras largas conversaciones después de la independencia de ambos países, se decidió establecer una línea imaginaria, de tal forma que el lado oeste correspondería a Chile y el este, a Argentina.

Timor

Es la isla de esta entrada que menos tiempo lleva dividida. La mitad occidental pertenece a Indonesia (51%) y el otro 49% corresponde a  Timor Oriental desde la independencia de Indonesia en 2002, que por cierto fue el primer país en hacerlo en este siglo XXI.

Timor ha vivido varios cambios en los últimos tiempos. Estuvo unificada durante 27 años debido a la invasión indonesia (1975-2002); anteriormente fue compartida por Países Bajos y Portugal, desde mediados del siglo XVIII.

© pixabay
© pixabay

Sebatik

Indonesia comparte hasta 4 islas con otros países. La última de ellas se llama Sebatik y está pegada a Borneo, otra de las islas compartidas. Tiene un tamaño de 452,2 km2 y está separada por dos mitades casi exactas: la norte, que pertenece a Malasia y la sur, a Indonesia.

Usedom

La segunda isla más grande tanto de Alemania como de Polonia se encuentra en la desembocadura del rio Oder, muy cerca de las islas más grandes de cada país: Rügen, en el caso de Alemania; y Wolin, en el de Polonia.

En la Segunda Guerra Mundial fue severamente castigada, con la pérdida de 23 000 civiles. Una vez que finalizó se fijaron los límites territoriales entre Alemania y Polonia, de tal manera que Polonia arrebató el 16% a una isla que hasta la fecha era controlada en su totalidad por Alemania.

Hoy día, Usedom se ha transformado en un importante destino turístico, considerado el lugar más soleado del Mar Báltico.

Isla de San Martín

¿Sabías que Francia comparte isla y fronteras con Países Bajos? Aunque parezca increíble la isla de San Martín está en el Caribe, a unos 200 km de la isla de Vieques de Puerto Rico. Famosa por su espectacular aeropuerto construido al lado de una playa, en ella localizamos la única frontera terrestre de la Unión Europea fuera de Europa.

© pixabay
© pixabay

Completan las islas marítimas otras 5 de menor tamaño:

  • Kataja (0,71 km2 ) y Märket (0,03 km2), con fronteras entre Suecia y Finlandia.

 

  • Koiluoto (0, 03 km2), dividida entre Finlandia y Rusia.

 

  • Passport Island (0,66 km2), una isla artificial compartida por Baréin y Arabia Saudí construida como parte del puente que une ambos países.

 

  • Nova Zemlya (0,56 km2), una isla muy joven que comenzó a formarse por acumulación de sedimentos en la frontera entre Ucrania y Rumania a principios de la década de los 2000.

Islas lacustres

Hay una amplia cantidad de islas lacustres compartidas, generalmente de muy reducido tamaño. Predominan principalmente en las fronteras entre países nórdicos, en las fronteras de éstos con Rusia, y en los Grandes Lagos que separan Canadá y Estados Unidos.

Por encima de todas me llamó la atención Treriksröset, un pequeño islote artificial construido en el lago Goldajärvi en 1926, donde se cruzan las fronteras de Suecia, Noruega y Finlandia. Se puede acceder al islote mediante pasarelas conectadas desde cada uno de los 3 países soberanos.

Islas fluviales

Al igual que sucede en los lagos, en los ríos se concentra una gran cantidad de islas. De nuevo podemos hallarlas en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, y en las fronteras entre los países nórdicos. También existen muchas islas compartidas en ríos de la cuenca del Amazonas.

En este apartado destaco la famosa isla-cárcel Martín García, una ínsula situada en el estuario Río de la Plata, que en la década de 1980 se unió a la isla uruguaya Timoteo Domínguez, creando así la única frontera terrestre entre Argentina y Uruguay.

© Roberto Fiadone / wikimedia
© Roberto Fiadone / wikimedia

El caso de Chipre

Para finalizar te contaré el enrevesado caso chipriota, en el que la República de Chipre controla de facto el 60% de su territorio, Chipre del Norte el 35%, Reino Unido mantiene las Bases Soberanas de Akrotiri y Dhekelia (3%), y Nacionaes Unidas tiene bajo control una zona desmilitarizada que supone el 4%.

Sin embargo, Chipre del Norte solo es reconocida por Turquía. Por esta razón la República de Chipre tiene la soberanía de jure sobre toda la isla excepto en las bases de Reino Unido.

Isla de los Faisanes, la curiosa isla que cambia de país cada 6 meses

Hasta ahora hemos visto una gran cantidad y variedad de islas, muchas han sido auténticos hallazgos. En la entrada de hoy conoceremos la isla de los Faisanes, única en el mundo.

¿Qué hace especial a la isla de los Faisanes?

Si estabas pensando en estas aves, te diré que no existen ejemplares en la isla. En realidad su nombre se debe a que el faisán es considerado como un símbolo de paz.

Lo que la hace singular es que se trata del condominio más pequeño del mundo. Su soberanía es compartida por Francia y España, administrándola durante 6 meses cada uno, desde el año 1902.

Localización

Cerca de la desembocadura del río Bidasoa, frontera natural entre Francia y España, localizamos esta pequeña isla fluvial, la cual alcanza 224 metros de longitud por 41 de anchura máxima.

Faisanes mapa

Este islote, hoy día deshabitado, suele pasar desapercibido para la mayoría de personas. Solo los más curiosos lo observan desde las orillas del río (25 metros lo separan de Irún y 50 de Hendaya, en el lado Francés). A excepción de abundante hierba y árboles, lo único que queda allí es un monolito conmemorativo.

Muy cerca de los Faisanes, siguiendo el curso del Bidasoa, se hallan otras 3 islas de mayor tamaño: la isla Santiago Aurrea, Hiru Kanale y Galera, pertenecientes a la provincia de Guipúzcoa, en el lado español. Sin embargo, la isla de los Faisanes, también llamada en euskera Faisaien uhartea o Konpantzia, es la única que cambia de país.

Debemos remontarnos siglos atrás para conocer el origen de este asunto tan peculiar, que fundamentalmente deriva de 2 tratados históricos entre Francia y España.

Tratado de los Pirineos de 1659

El primero de ellos fue suscrito el 7 de noviembre de 1659 por los representantes de las monarquías de los 2 países después de 24 largas sesiones de negociación, iniciadas el 13 de agosto de ese mismo año. Este tratado puso fin a un largo conflicto iniciado en la guerra de los Treinta Años, que implicó a más países europeos, pero tristemente en el caso de España y Francia se prolongó 11 años más después del fin de dicha guerra.

De todos los términos acordados en este acuerdo, llama la atención el del casamiento entre Luis XIV de Francia y María Teresa de Austria, hija de Felipe IV de España, con una dote fijada en medio millón de escudos de oro. A cambio, la infanta debía renunciar al trono de España.

«La entrevista de Luis XIV y Felipe IV de España en la Isla de los Faisanes»  Jacques Laumosnier (1659)
«La entrevista de Luis XIV y Felipe IV de España en la Isla de los Faisanes» Jacques Laumosnier (1659)

Tratado de Bayona de 1856

En el anterior Tratado de los Pirineos fueron definidas las fronteras entre Francia y España, pero la delimitación definitiva llegó con los 4 tratados de Bayona entre 1856 y 1868, bajo los mandatos de Isabel II y Napoleón III. Estos pactos acaecieron medio siglo después de la invasión napoleónica.

El primero de estos tratados fue el celebrado en 1856. Fue el más importante para la isla de los Faisanes (había quedado en una posición incierta años atrás), puesto que en él se decretó la soberanía compartida de la isla. El interés en ello fue motivado fundamentalmente para dar una respuesta a los derechos de pesca del río Bidasoa.

De esta manera, las dos naciones acercaron posiciones. Como prueba de ello, se levantó un monolito con una inscripción conmemorativa tanto en castellano (mirando hacia Irún) como en francés (mirando hacia Hendaya), del anterior Tratado de los Pirineos.

© Zarateman / wikimedia
© Zarateman / wikimedia

Sin embargo, en esta ocasión aún faltaba por definir cómo iba a ser la jurisdicción de la isla.

Jurisdicción de la isla

Las negociaciones realizadas por la Comisión de los Pirineos en 1899 concluyeron en un Convenio franco-español en 1901. En él se estableció la jurisdicción de la isla por periodos de seis meses a cargo de los dos Comandantes de las Estaciones Navales ribereñas de Fuenterrabía y Hendaya.

El orden de comienzo sería determinado a partir de un sorteo. Éste se realizó el 12 de agosto de 1902, siendo Francia la primera en ejercer la jurisdicción. De esta forma, cada año los franceses la tendrían del 12 de agosto al 11 de febrero, mientras que España lo haría del 12 de febrero al 11 de agosto.

En 1908 se decidió modificar las fechas de la jurisdicción. Desde entonces, la isla es administrada por España del 1 de febrero al 31 de julio, y Francia hace lo propio del 1 de agosto al 31 de enero.

Actualmente se sigue realizando de la misma forma, pero la principal diferencia es que la jurisdicción se traspasa entre las Comandancias Navales de San Sebastián y Bayona, en lugar de Fuenterrabía y Hendaya.

© Ignacio Gavira / wikimedia
© Ignacio Gavira / wikimedia

Como vemos, la isla de Los Faisanes ha sido hasta ahora un pequeño pero importante ejemplo de entendimiento entre 2 países.

Las mejores islas privadas del mundo (segunda parte)

Continúa la primera entrega de las mejores islas privadas del mundo con otras 8 islas únicas, incluyendo a la ganadora:

Laucala, Fiyi

Fiyi repite en las nominaciones con Laucala, una de las 3 pequeñas islas situadas al este de Taveuni, la tercera más grande del país.

Esta isla de 12 kilómetros fue propiedad del magnate editorial Malcolm Forbes hasta 2003, año en que fue traspasada por 7 millones de libras esterlinas al cofundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz. A raíz de la venta, la isla sufrió una rápida transformación. En sus inicios fue retiro privado del empresario austriaco y posteriormente se convirtió en el actual resort isleño de lujo.

Los atractivos de Laucala incluyen un campo de golf de 18 hoyos, 6 caballos disponibles para los aficionados de la equitación, y 25 villas de estilo fiyiano rodeadas de selva y espectaculares playas.

Necker, Islas Virgenes Británicas

De Laucala llegamos a Necker, otra isla propiedad de un multimillonario. En este caso hablamos del británico Richard Branson, conocido por la marca Virgin.

La isla, con un total de 20 habitaciones, se alquila en exclusividad a un precio de 105 000 dólares la noche (máximo 40 huéspedes). No obstante, existen las denominadas “semanas de celebración”, fechas en las que Necker Island se abre a un mayor abanico de clientes, permitiendo reservar cada una de las habitaciones de forma separada, compartiendo así el resort con otros clientes.

Necker Island está comprometida con el desarrollo sostenible, con la firme intención de que funcione completamente con energía renovable. Una excelente propuesta para este lugar de playas cristalinas, donde habitan tortugas, garzas y flamencos.

© Mazzy02 / wikimedia
© Mazzy02 / wikimedia

North Island, Seychelles

La segunda de las islas Seychelles, también de origen granítico, se ubica a solo 43 kilómetros al oeste de Cousine Island.

Esta ínsula tiene un interesante pasado, dado que se conocen documentos que datan de una expedición en 1609 de la Compañía Británica de las Indias de Oriente. En ellos se menciona la existencia de una gran población de tortugas gigantes de tierra.

Posteriormente, durante los siglos XIX y XX, North Island fue explotada por sus propietarios para la plantación de frutas y especies, así como para la producción de guano, aceite de pescado y copra.

En 2003 se apostó por reconvertir la isla en un selecto destino turístico, con la construcción de 11 villas de lujo. En estos últimos años se han ido realizando tareas de conservación, como el restablecimiento de especies nativas de flora y fauna.

© Gerard Larose / wikimedia
© Gerard Larose / wikimedia

Satellite Island, Australia

La próxima nominada nos lleva hasta las costas más australes de Australia (valga la redundancia). Allí, en el canal D’Entrecasteaux, que separa la isla Bruny y Tasmania, se halla esta pequeña isla privada. Posiblemente se trata de la que tiene el clima menos atractivo y quizás la menos lujosa, pero es ahí donde reside la magia de Satellite Island.

El tiempo se detiene en ella, la vida se ralentiza de manera que comenzamos a apreciar la sencillez de las cosas en esta isla virgen: una hoguera mientras contemplas el atardecer, un paseo por la playa en busca de tesoros marino, pescar y cocinar los ejemplares frescos sobre guijarros. Estos son solo algunos de los atractivos de este recóndito lugar.

Contratar Satellite Island en exclusividad tiene un coste mínimo de 2050 dólares por noche para 2 personas (estancia mínima de 2 noches) e incluye desayuno gourmet, provisiones esenciales e incluso un suministro interminable de ostras.

Song Saa, Camboya

A continuación te hablaré de Song Saa, situada a tan solo 500 metros de Koh Rong, la isla más famosa y segunda más grande en extensión de Camboya, tras Koh Kong.

Song Saa alberga un espectacular complejo de 5 estrellas rodeado de mar y jungla, con un total de 27 villas de diseño culminadas con techos de paja. Los precios oscilan entre los 890 dólares por noche de la más sencilla y los 3590 de la Villa Real. Esta última se trata de una impresionante construcción por encima del agua, a la que se accede por puentes de madera y destaca por su enorme piscina privada de 33 metros cuadrados.

© SongSaa12 / wikimedia
© SongSaa12 / wikimedia

The Brando, Polinesia Francesa

A simple vista, el siguiente nominado puede parecer que se trata solamente de un lujoso resort, pero The Brando no solo es el único alojamiento sobre la pequeña isla Motu Onetahi, en la Polinesia Francesa, sino que también lo es en todo el espectacular atolón Tetiaroa, formado por otros 12 islotes que rodean una laguna central de 7km de longitud.

Tal fue el flechazo de Marlon Brando con este impresionante escenario en el rodaje de la película “Rebelión a Bordo”, que el actor decidió comprar el atolón en 1967.

“Mi espíritu siempre se calma cuando me imagino por la noche en mi isla del Pacífico. Si tengo oportunidad voy a hacer de Tetiaroa un lugar que recuerde a los tahitianos lo que son y lo que fueron” Marlon Brando.

 

Brando fue un fiel defensor de la belleza natural de Teitaroa y, convencido de ello, en 1999 comenzó a entablar conversaciones con Richard Bailey, quien había creado algunos de los mejores resorts de la zona, para establecer un complejo de lujo sostenible con ayuda de las últimas tendencias tecnológicas.

The Brando vió la luz en 2014, 10 años después de la muerte del actor. Actualmente está considerado como uno de los mejores ejemplos de eco-lujo del mundo.

© Saga70 / wikimedia
© Saga70 / wikimedia

Velaa, Maldivas

Maldivas es el cuarto país insular que repite junto con Filipinas, Seychelles y Fiyi. Esta vez nos trasladamos al atolón Noonu, uno de los más septentrionales del país, donde se encuentra Velaa, la última de las finalistas.

Velaa, que significa isla de la Tortuga en el idioma local, fue nombrada así por ser el lugar elegido por varias generaciones de tortugas marinas para anidar. Este motivo fue clave en su diseño, ya que, si observamos la isla a vista de pájaro, podemos apreciar como este resort emula a una tortuga: sus villas construidas sobre el agua dan forma a la cabeza, mientras que la isla en sí simula ser el caparazón. No podían faltar las extremidades, con edificaciones conectadas con la isla principal mediante puentes de madera.

Y la ganadora final fue...

Thanda Island (Tanzania), elegida la mejor isla privada del mundo por quinto año consecutivo.

Para encontrarla, tenemos que buscar esta isla al sur de Dar es-Salam. La localizaremos en la Reserva Marina de la isla de Shungimbili, a 13 kilómetros al norte de de la isla de Mafia.

Para llegar a Thanda, la mejor forma es en helicóptero desde Mafia (entre 15-45 minutos dependiendo de las condiciones climáticas).

Con solo 1 villa de lujo en una superficie de 5,5 hectáreas, esta isla es toda una garantía de exclusividad, donde podremos descansar y desconectar o nadar entre tiburones ballenas y tortugas por un precio de 25 000 dólares la noche (mínimo 5 noches).

Y tú ¿por cuál te decides?

Las mejores islas del mundo

Como cada año, los prestigiosos premios World Travel Awards, conocidos como los “Oscars” de la industria del turismo, eligieron las mejores islas del mundo. Se tratan de 21 islas, archipiélagos o países insulares en los que están representados todos los continentes.

¿Cuáles son las mejores islas del mundo?

Seguro que encontrarás sorpresas entre las elegidas.

 

Comenzamos por las 20 finalistas por orden alfabético:

Bali, Indonesia

La primera de ellas es esta famosa isla tropical conocida como la “isla de los Dioses”,  por sus más de diez mil templos. Bali es una de las islas muy completa donde además podrás relajarte en sus playas y explorar su naturaleza donde predominan volcanes, selvas y arrozales.

Esta isla es una de las candidatas habituales de estos premios, de las 14 ediciones ha sido nominada en 12 ocasiones, una de ellas como ganadora.

© pixabay
© pixabay

Barbados

Nos vamos al Caribe más oriental, aquí se encuentra este curioso país insular formado por una única isla (recordemos que solo existen otros 2 casos de países insulares en el mundo).

No es casualidad que Barbados sea conocido como “Little Britain” ya que aún conserva fuertes lazos con Reino Unido, con gran flujo de visitantes británicos y una bella arquitectura colonial.

Famosa por su colorido carnaval veraniego, esta isla bastante plana y de origen coralino, nos sorprenderá con auténticas playas de ensueño.

Cayo Ambergris, Belice

Al noreste de Belice y en las inmediaciones del estado mexicano de Quintana Roo, se halla esta isla, que con una superficie de 64 km² es la mayor de este país, el único de habla inglesa de Centroamérica.

Esta isla se encuentra en la segunda mayor barrera de arrecife de coral de todo el mundo. Una maravilla natural en la que destaca un lugar, el Gran Agujero Azul; además de una gran cantidad de islas paradisiacas como nuestra famosa Little Peter Oasis.

Bora Bora, Francia

Rodeada de una impresionante laguna turquesa y arrecife de coral, esta pequeña isla montañosa de la Polinesia Francesa, seguramente sea el atolón más famoso del mundo.

Sorprendentemente Bora Bora  ha sido nominada solo en las 2 últimas ediciones de estos premios.

© pixabay
© pixabay

Cerdeña, Italia

La primera de las 2 islas italianas nominadas, combina a la perfección playas de aguas cristalinas con una rica historia, que le ha valido para ganarse un puesto entre las finalistas en los 6 últimos años.

Cozumel, México

En las últimas ediciones viene siendo habitual encontrar entre las elegidas a Cozumel, la tercera isla mexicana de mayor tamaño, con 16 km de ancho por 48 km de largo.

Traducida del idioma maya como “Tierra de Golondrinas “, conserva aún importantes vestigios de esta antigua civilización, pero principalmente destaca por ser uno de los mejores destinos para bucear de todo el mundo.

© pixabay
© pixabay

Creta, Grecia

La mayor de las islas griegas y cuna de la civilización minoica. Es una de las islas más completas no solo de Grecia, sino de todo el Mediterráneo. En ella tenemos gran variedad de opciones para elegir, destacando sus ciudades Heraclión y Chania, encantadores pueblos, playas únicas y lugares mágicos para empaparte de la mitología cretense.

Fiyi

De nuevo nos topamos con otro espectacular país insular, esta vez en medio del océano Pacífico. Este paradisiaco estado tiene 330 “razones” para seguir mucho tiempo en esta lista.

Hawái, Estados Unidos

Seguimos en el Pacífico, pero en esta ocasión cientos de km al noreste. Allí encontramos este archipiélago de exuberante vegetación y cascadas de película, enorme actividad volcánica, mucha aventura y espectaculares playas como Lanikai o Papakolea.

© coleccionistasdeislas
© coleccionistasdeislas

Holbox, México

Playas de fina arena blanca, manglares, cenotes, una gran cantidad y variedad de aves, mucho colorido y arte callejero o ausencia de coches son varios de los reclamos de Holbox. Además es una de las islas donde poder gozar del fenómeno de bioluminiscencia.

Este último año, Holbox ha sido junto a Siargao las grandes novedades en la lista.

© pixabay
© pixabay

Islas Cook, Nueva Zelanda

Llevaban muchos años a la sombra de sus vecinas de la Polinesia Francesa. Gracias a ello, tenemos aún la posibilidad de ver maravillas de la naturaleza como Aitutaki, a precios muy asequibles.

Por decimotercer año consecutivo, las Islas Cook siguen reservando su hueco entre las mejores islas del mundo.

Jamaica

Volvemos al Caribe, a la cuna del reggae, una exótica isla que siempre ha ocupado un lugar entre las finalistas.

Jamaica cuyo significado es “tierra de la madera y el agua”, posee playas de ensueño y una naturaleza salvaje con bosques casi impenetrables. No faltan motivos para visitar la tercera isla más grande del Caribe.

© pixabay
© pixabay

Maldivas

1196 islas distribuidas en 26 atolones forman este bello mosaico de islas dispersas a lo largo del océano Índico.

Mundialmente conocidas, no es de extrañar que hayan ganado estos premios en 3 ocasiones.

Mauricio

Aunque bastante alejado, Mauricio guarda ciertas similitudes con Maldivas, ya que se trata de un país insular, está ubicado en el océano índico y se ha alzado también 3 veces con el galardón.

Siguiendo la comparación entre ambos países, no es equiparable a Maldivas en playas, pero sí posee una amplia variedad paisajística: con volcanes, bosques o cuevas.

© pixabay
© pixabay

Santa Lucia

Una isla volcánica principal rodeada de 2 islotes. Santa Lucía se trata de un pequeño e idílico país insular, un clásico en estos World Travel Awards, con 13 nominaciones.

Seychelles

De nuevo aparece en la lista otro país insular, formado por 115 islas tropicales.

Seguramente tengas la misma imagen de estas islas en tu cabeza que en la mía, hablamos de la playa Anse Source d’Argent, en la isla de la Digue. Reconocible por sus colosales rocas de granito y palmeras, es una de las más fotografiadas del mundo.

© pixabay
© pixabay

Siargao, Filipinas

La única representante del Sudeste Asiático de esta última edición, es además debutante entre las finalistas de estos premios.

Destino popular entre surferos, Siargao nos ofrece naturaleza en estado puro que incluye mares de palmeras o lagunas de película entre manglares. Además está rodeada de pequeñas islas de gran belleza natural como Guyam.

Sicilia, Italia

La isla más grande del Mediterráneo es otra de las que no ha faltado en estas 13 últimas ediciones gracias a sus templos, localidades repletas de historia, playas de aguas cristalinas y el gran Monte Etna, símbolo de Sicilia.

© pixabay
© pixabay

Turcas y Caicos, Reino Unido

40 islas forman este territorio británico de ultramar que se halla al sureste de Bahamas.

Famosas por la práctica del buceo y el esnórquel, aquí se localizan algunas de las mejores playas del Caribe.

Zanzibar, Tanzania

Y para finalizar, este famoso archipiélago africano. En otros tiempos fue lugar de tránsito de esclavos, sin embargo hoy día es un destino muy demandado por miles de turistas que buscan tranquilidad y playas infinitas.

Y la ganadora fue...

Madeira, elegida la mejor isla del mundo por sexto año consecutivo.

A diferencia de otras islas que hemos visto en esta entrada, Madeira no destaca especialmente por sus playas, pero si por sus piscinas naturales, muchas de ellas acondicionadas para el turismo.

No obstante, los más playeros tienen en Porto do Santo (la otra isla habitada de este archipiélago) un extenso arenal, el cual ocupa prácticamente la totalidad de la costa oriental de la isla.

La llamada “Perla del Atlántico” es un destino ideal para disfrutar de la naturaleza, con numerosos senderos que transcurren por su escarpado terreno. Un sinfín de opciones para los amantes del mar, bellos pueblos y rica gastronomía son otros de sus principales atractivos.

 

Las más premiadas

Madeira 6 (2015,2016,2017,2018,2029,2020)
Maldivas 3 (2008,2012,2013)
Mauricio 3 (2009,2010,2011)
Bali 1 (2014)
T. y Caicos 1 (2006)

Y tú ¿qué islas nominarías para los World Travel Awards?

8 islas terroríficas, no aptas para cardíacos

Si eres de las personas a las que les gustan las historias de miedo, de terror, o de misterio  ¡esta entrada es para ti!

Una selección de islas que contienen desde sucesos paranormales, seres muy peligrosos o simplemente hechos trágicos del pasado que permanecen aún muy presentes en ellas, a pesar del paso de los años.

Conozcámoslas:

Isla de las Muñecas, México

Comenzamos con esta aterradora isla mexicana, situada entre canales, al sur de Ciudad de México. Allí se encuentra este macabro lugar repleto de muñecas, deterioradas por el paso del tiempo y recubiertas de telarañas, que cuelgan de árboles y ponen la piel de gallina a todo aquel que osa visitarla.

Cuenta la leyenda que, en la década de los 50, una niña apareció ahogada en el canal junto a esta pequeña isla propiedad de Julián Santana, quién la encontró sin vida. A raíz de este suceso, Santana comenzó a poblar la isla de numerosas muñecas (se cree que hay más de 1500) con el objetivo de ahuyentar el alma de la pequeña, que le atemorizaba constantemente con sus gritos y llantos hasta su fallecimiento en 2001.

Actualmente es posible visitar esta chinampa (una construcción artificial en la Laguna de Teshuilo) atravesando las aguas de un tenebroso canal en una embarcación local, llamada trajinera.

© Esparta Palma / flickr

Isla de la Quemada Grande, Brasil

¿Visitarías esta pequeña isla de 43 hectáreas que contiene más de 4000 serpientes?

Aquí habitan hasta 30 especies diferentes de serpientes, siendo la principal la “Serpiente de la isla Quemada”, una de las víboras más peligrosas del mundo. Tal es la alta densidad de ofidios que se ha llegado a afirmar que, en algunas zonas de este recóndito lugar, hay hasta 5 ejemplares por metro cuadrado.

Por increíble que parezca en esta isla, que actualmente tiene prohibida toda visita, vivió un farero hasta principios del siglo XX.

Sentinel del Norte, India

Otra isla prohibida. En este caso el motivo es la hostilidad de sus nativos; una tribu, con arcos y lanzas en mano, que vive aislada del resto del mundo y no acepta visitas.

Tal es la violencia que ejerce esta población de entre 50 y 150 personas  contra todo forastero, que ni siquiera el propio gobierno de la India aplica las leyes en Sentinel del Norte. Tampoco se responsabiliza de las muertes de aquellos intrépidos que han intentado llegar hasta aquí.

Un paraíso para unos y una espantosa isla para otros.

Isla Clipperton, Francia

¿Recuerdas la asombrosa historia de Nauru?

Clipperton es una pequeña isla de 6 km² muy aislada, tanto que para localizarla tenemos que situarnos nada más y nada menos que 1000 km al oeste de las costas mexicanas de Acapulco, en la inmensidad del océano Pacifico.

Descubierto en el siglo XVI por Fernando de Magallanes, este pequeño atolón nunca tuvo interés para Francia, España o México (después de su independencia).  Sin embargo todo cambió en el siglo XIX, en plena fiebre del guano, ya que se creía que Clipperton tenía un valor económico muy alto, y vino la disputa por el control entre Francia, Reino Unido, México y Estados Unidos, que desencadenó en una terrible tragedia.

En 1906, la Compañía Británica de las Islas del Pacífico se hizo con los derechos de explotación del guano de Clipperton y comenzó a trabajar conjuntamente con el gobierno de México, quién envió un importante destacamento para formar una colonia en la isla y justificar su posesión en caso de reclamo internacional.

Lamentablemente, el guano de la isla era de baja calidad y en 1908 la compañía británica dejó de operar en el atolón. Fue entonces cuando llegó la decadencia en el lugar, agravada con el estallido de la Revolución mexicana y la Primera Guerra Mundial.

Este atolón dependió, desde el inicio, de las provisiones que eran enviadas periódicamente desde México. Más tarde la isla quedó en el olvido y el gobernador (desertor del ejército mexicano) siempre se opuso a la evacuación, argumentando que tenía aún suministros.

La situación se tornó insostenible y la población comenzó a morir de escorbuto y desnutrición, al mismo tiempo que hubo un incremento de violaciones y asesinatos.

© Neil / flickr

Isla de Názino, Rusia

De nuevo otra historia de terror en una pequeña isla desierta, en este caso en la fría Siberia, teniendo como protagonista a la Unión Soviética.

Allí, en una apartada isla fluvial, fueron deportadas entre finales de primavera y verano de 1933 más de 6000 personas, únicamente con harina, algo de ropa y herramientas para trabajar, con el pretexto de convertir la isla en suelo productivo.

Como era de esperar, el macabro plan pronto se cobró numerosas vidas. Con el paso del tiempo fueron aumentando las peleas por la harina, los intentos de huída abortados a golpe de gatillo por los guardias que vigilaban la isla y los episodios de canibalismo.

Isla de la Gaiola, Italia

Frente a las costas napolitanas, se halla esta pequeña y a simple vista paradisiaca isla, que en realidad se trata de dos pequeños islotes unidos con un puente en arco.

Este lugar comenzó su particular leyenda negra a principios del siglo XX, ya que su propietario de por aquel entonces quiso construir un teleférico que conectase la isla con la playa cercana, con la mala suerte de que, en una noche de tormenta, un rayo impactó en el teleférico, mientras llevaba a su mujer y ésta se ahogó al caer al agua. La tragedia familiar no acabó ahí, dado que el marido se suicidó con un disparo en la cabeza al día siguiente, al igual que un amigo de éste, que estaba de invitado en la casa en esos días.

A partir de esta triste historia, la maldición acompañó a los siguientes dueños. Se sucedieron más suicidios, internamientos en clínicas psiquiátricas, bancarrotas, muertes repentinas de familiares, secuestros, accidentes y el asesinato del matrimonio Ambrosio, sus últimos propietarios.

Por ello, si se pone en venta esta isla maldita… ¡yo me lo pensaría dos veces antes de comprarla!

© Gigi Upnea / wikimedia

Hashima, Japón

También conocida como Gunkanjima, “isla barco de guerra” debido a su apariencia, ya que fue totalmente amurallada para evitar los daños del fuerte oleaje y tifones. Estamos ante el escenario perfecto para una película de terror.

Esta isla de tan solo 6 hectáreas fue, entre 1887 y 1974, el hogar de los trabajadores de una submarina mina de carbón, y las familias de éstos. Alrededor de 5000 personas habitaban sus monstruosas estructuras de hormigón, pero el carbón fue sustituido por el petróleo y Mitsubishi (empresa que había comprado y explotado hasta la fecha la isla) se vio obligada a cerrar la mina Hashima. Con su abandono se convirtió en una auténtica isla fantasma.

© pxfuel

Poveglia, Italia

Por desgracia el coronavirus ha convertido este año ciertas islas en aislamiento natural de enfermos y otras tantas, como la isla de Hart, en enormes fosas comunes.

Si buscamos en el pasado una isla que haya sido isla de cuarentena y fosa común, el ejemplo más claro es el de Poveglia, que situada justo al lado de la ciudad de Venecia, se utilizó para enviar enfermos de peste bubónica y cadáveres. Se estima que en ese momento la isla acumuló hasta 160 000 difuntos, cifra que siguió incrementándose en siglos posteriores, de ahí su apodo de “la Isla de los Muertos”.

No acaba ahí el oscuro pasado de Poveglia, ya que en 1922 decidieron construir un psiquiátrico, que no duró demasiado puesto que se dice que los espíritus de la isla enloquecieron al director del centro y éste se suicidó arrojándose desde la torre del psiquiátrico.

Sea como fuere, en todo el siglo XX tan solo una familia adquirió la isla, pero no llegó a permanecer más de un día allí. El motivo fue que la hija del matrimonio sufrió un extraño accidente.

© True British Metal / flickr

Monte Saint Michel, la isla mágica de Francia

Nos vamos hasta la región francesa de la Normandía, allí se halla esta espectacular isla del Monte Saint Michel, un lugar que parece sacado de un cuento de hadas. Portada clásica de puzles ¿quién no ha visto uno con su foto? Pero por encima de todo, esta isla es un lugar con mucha historia.

Reconozco que siempre ha sido una de las primeras en mi extensa lista de islas. Desde que era un niño soñaba con viajar algún día a la que, para mí, era la “la isla de los puzles”.

Seguramente para tí también, y no me extraña, ya que este lugar es uno de los más visitados de todo el mundo en la actualidad, y en la antigüedad también lo fue como centro de peregrinación, siendo además destino de numerosos artistas románticos a finales del siglo XIX.

Monte e isla 

¿Qué es el Monte Saint Michel? Lo que hace mágico a este lugar, aparte de su bello conjunto arquitectónico, es que como si de una película de fantasía se tratase, por acción de las enormes mareas, este monte se transforma en isla por un breve espacio de tiempo.

Contemplar su abadía, su bonita aldea con empinadas callejuelas, a menudo transitadas por numerosos turistas, y divisar la inmensidad de sus alrededores, son grandes alicientes para su visita.

© coleccionistasdeislas

Un poco de historia

  • Este emplazamiento comenzó siendo un lugar de culto y cementerio con las primeras tribus celtas que habitaban el extinto bosque de Scissy, en los alrededores del actual Monte Saint Michel. Durante un tiempo fue conocido como el Monte de Belenus, en honor al dios galo del sol.

 

  • Hacia el siglo IV con la llegada del cristianismo, se le llamó Monte Tombe.

 

  • En el año 708, San Auberto, el obispo de Avranches, construyó un oratorio en el monte, lugar que en 710 pasó a llamarse el “Mons Sancti Michaelis en periculo maris”.

Cuenta la leyenda que al obispo San Auberto se le había aparecido hasta 3 veces San Miguel Arcángel en sueños mientras dormía, con la encomienda de construir el oratorio en el Monte Tombe en honor a este personaje divino.

  • En 709, según textos del abad Francois Manet hubo un tsunami que destruyó el bosque de Scissy, que rodeaba el monte, convirtiéndolo en una isla.

 

  • Una comunidad de monjes benedictinos se instaló en la isla en 966 y años más tarde, ya en el siglo XI, finalizó una fase de la abadía, al mismo tiempo que crecía una aldea a sus pies.

 

  • En el siglo XIII se fortificó la isla para evitar ataques. Este hecho la hizo una fortaleza inexpugnable y símbolo de la nación durante la invasión inglesa, en la Guerra de los Cien Años.

 

  • A consecuencia de la Revolución francesa, entre 1791 y 1863 la abadía se convirtió en una prisión, donde fueron encarcelados numerosos sacerdotes.

 

  • A principios del siglo XX, los monjes volvieron a la abadía y en 1966 coincidiendo con el milenario de la misma, se reanudaron las peregrinaciones a este lugar, siendo declarado en 1979 Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Información útil

  • Cómo llegar: si se utiliza vehículo o coche de alquiler hay un parking habilitado a 2,5km, en la zona llamada “La Caserne”. Desde allí tenemos a disposición un bus-lanzadera gratuito (menos de 10min) si no queremos caminar hasta el monte (45min). Servicio diario de lanzadera ininterrumpido de 7:30 a 00:00.

Si se opta por el tren, la estación más cercana es Pontorson (a 9km). Desde allí, hay otro bus-lanzadera (3€/trayecto) hasta la zona “La Caserne”, donde está el parking y el centro de visitantes.

Aquí puedes consultar toda la información sobre accesos y tarifas del parking

Si dispones de suficiente tiempo, es aconsejable la caminata. Nosotros optamos por ir a pie y mereció la pena poder contemplar el monte en la lejanía, desde diferentes perspectivas.

© coleccionistasdeislas

 

  • ¿En cuánto tiempo se ve el Monte Saint Michel?

    Es necesario al menos medio día, alrededor de 4-5 horas. Muy recomendable verlo al amanecer envuelto entre nieblas, o con la caída de la noche y la iluminación de la abadía.

 

  • Justo antes de llegar al monte, delante de su pasarela de acceso construida en 2014 (una pena que en nuestra visita estuvieran construyéndola) párate un instante para las clásicas fotos.

 

  • Ya en su interior, tenemos una bonita calle principal que conduce hasta la abadía y la posibilidad de caminar por sus murallas, que desde sus torreones nos ofrece unas preciosas vistas de la bahía.
© coleccionistasdeislas
  • La Abadía: es imprescindible la visita (entre 30min y 1:30h) a este lugar milenario para todo turista que llegue a la isla. En ella podemos ver la iglesia abacial y la “Marvelle”, o residencia de los monjes, con el claustro, a la que le dedicaremos la mayor parte del tiempo. Desde sus jardines, las vistas son impresionantes.

La entrada cuesta 10€ e incluye guía en francés o inglés con una duración aproximada de una hora y cuarto, o si lo prefieres, tienes la opción de audioguía en español por 3€ adicionales.

La abadía abre sus puertas de lunes a domingos en los siguientes horarios:

    • Del 2 de mayo al 31 de agosto: de 9:00 a 19:00 horas.
    • Del 1 de septiembre al 30 de abril: de 9:30 a 18:00 horas.

*Cierra 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre.

*Últimas admisiones 1 hora antes del cierre.

© coleccionistasdeislas
  • Otro sitio muy aconsejable para visitar es la iglesia de Saint-Pierre, que alberga una estatua de plata de San Miguel y un antiquísimo cementerio en su exterior.

Calendario y horario de las mareas

Imprescindible conocer de antemano el horario y coeficiente de las mareas, ya que hay una diferencia de hasta 15 metros entre marea baja y alta, la más alta de Europa continental.

Aquí puedes consultar el calendario de mareas para este año 2020, no olvides llegar 2 horas antes de la pleamar, para poder ver este espectáculo.

Y si coincide tu visita con un coeficiente superior a 110…

¡Estás de enhorabuena!

Tendrás la oportunidad de ver el Monte Saint Michel como siempre soñaste ¡rodeado de mucha agua!

© coleccionistasdeislas