12 islas ideales para viajar según el mes de vuestra luna de miel

Esta entrada está especialmente dedicada a aquellos enamorados que habéis decidido dar el gran paso pero aún no tenéis clara la fecha para vuestra boda. También para aquellos de vosotros que os habéis casado pero tuvisteis que aplazar ese viaje soñado.

Voy a proponeros 12 islas, archipiélagos o países insulares que vienen como anillo al dedo (nunca mejor dicho) a cada uno de los 12 meses del año.

Enero

Kauai, naturaleza en estado puro

La primera recomendación es una magnífica isla hawaiana que saltó a la fama por ser el escenario de la película “Parque Jurásico”.

No es de extrañar que se la conozca como la “isla jardín”, puesto que destaca por su intacto verde interior repleto de cascadas, ríos y valles. En ella disfrutaréis de los acantilados de Nā Pali y el Cañón Waimea, auténticas obras de arte de la naturaleza. Además, tendréis la oportunidad de visitar algunas de las playas menos concurridas de Hawái.

Preparaos para una activa luna de miel repleta de aventuras, con espectaculares cielos estrellados y lo más simpático de la isla: sus gallos y gallinas salvajes… ¡hay miles y están por todos los rincones!

¿Por qué Kauai en enero?

Es importante saber que aparte de sus cálidas temperaturas durante todo el año, enero es el segundo mes con menos días de lluvias. Además hay que tener en cuenta algo muy importante, evitaréis cualquier posibilidad de que un huracán os pudiese estropear el viaje.

© coleccionistasdeislas
© coleccionistasdeislas

Febrero

Venecia, la ciudad de los enamorados

¿Quién no ha oído hablar de la “ciudad de los canales”?

Es un placer cruzar por sus puentes, recorrerlos en góndolas y vaporettos, perderte entre sus calles y descubrir bellos rincones entre plazas y edificios con siglos de historia.

Es difícil encontrar un destino tan elegante y romántico como Venecia, de ahí que sea conocida también como la “ciudad de los enamorados”.

¿Por qué Venecia en febrero?

Entre octubre y enero es muy común el acqua alta, nombre con el que se conoce a las mareas que inundan el archipiélago veneciano. Sin embargo, las probabilidades de que este fenómeno ocurra disminuyen a partir de febrero, mes que coincide con el carnaval, principal motivo para viajar en esta época del año.

Marzo

Japón, cerezos en flor y playas tropicales

¿Tenéis la posibilidad de disfrutar de un mes entero para vuestra luna de miel entre marzo y abril? Si es así, no lo dudéis, Japón es un destino perfecto por varias razones.

¿Por qué Japón en marzo?

Aparte de su rica gastronomía, tradiciones milenarias y la belleza de sus paisajes y ciudades, la guinda del pastel llega a finales de marzo con el hanami, la tradición de contemplar la floración de los cerezos en flor o sakura. Este auténtico espectáculo anual de la naturaleza varía en fechas según la latitud y altitud del lugar, pudiendo incluso alargarse hasta finales de abril.

Esta época es además muy aconsejable para una visita a los Alpes japoneses, dado que coincide con las últimas nieves del Parque de los Monos de Jigokudani, donde os esperarán macacos remojados en baños termales.

Si sois playeros, mi recomendación es redondear este viaje con las islas Kerama, un paraíso que goza de un clima muy cálido entre marzo y abril.

© coleccionistasdeislas
© coleccionistasdeislas

Abril

Bora Bora y playas de arena rosa

¿Quién de vosotros no ha oído hablar de Bora Bora?

Al atolón más deseado y fotografiado de todo el mundo le he buscado una pareja ideal para vuestro viaje de novios: el atolón Tikehau. Este pequeño desconocido, que alberga otra gran laguna circular rodeada de playas de arena rosa, es uno de los 78 atolones e islas del archipiélago Tuamotu, también situado en la Polinesia Francesa.

¿Por qué en abril?

Bora Bora tiene 2 estaciones bien diferenciadas: la húmeda, que va de diciembre a marzo, y la seca, de mayo a octubre. Por ello, en abril vais a encontrar menos turistas, precios muy atractivos y un clima agradable.

Mayo

Jeju, la isla coreana del amor

¿Sabías que Jeju es desde hace décadas el destino principal de viaje de novios para los surcoreanos?

Fue apodada como el “Hawái de Corea”, además de designada una de las 7 maravillas naturales del mundo en 2011, por su clima subtropical, origen volcánico, exuberante vegetación, cascadas y playas.

Aparte de su sobresaliente naturaleza, en esta isla encontraréis numerosos Dol Hareubangs (grandes estatuas de roca alargadas en forma de setas, que ofrecen protección y fertilidad).

No os perdáis uno de los parques temáticos más originales del mundo: el Jeju Loveland, que incluye 140 esculturas de humanos en diferentes posturas sexuales.

¿Por qué en mayo?

Mayo es un mes con una temperatura muy agradable (superior a 20 grados), además visitaréis la isla justo antes de las abundantes lluvias veraniegas.

© pixabay
© pixabay

Junio

Safari y playas de Zanzíbar

Posiblemente una de las mejores propuestas para los amantes de la naturaleza sea combinar los mejores parques nacionales de Tanzania con las islas de Zanzíbar. Tendréis la oportunidad de disfrutar de la fauna que habita en el inmenso Serengueti, del Kilimanjaro o del cráter del Ngorongoro, y por otro lado podréis relajaros en las paradisiacas islas de Zanzíbar con sus playas infinitas.

¿Por qué viajar en Junio?

El invierno (de junio a agosto) es la época ideal. De hecho, tras largos meses de lluvias, éstas cesan a partir de junio, coincidiendo con el período en el que los rebaños del Corredor Occidental del Serengueti intentan cruzar el río Grumeti, mientras los cocodrilos los acechan en sus aguas.

Lo mismo ocurre con Zanzíbar. La humedad y el calor extremo llegan a su fin en mayo ,y junio comienza con un clima seco y temperaturas más suaves.

Julio

Maldivas con mar de estrellas

No podía faltar Maldivas para una luna de miel. Tenéis nada menos que 1196 islas donde elegir en una cadena de 26 atolones, distribuidas a lo largo del océano Índico.

De todas ellas, la que pondrá la magia a vuestro viaje es Vaadhoo, una isla donde se encuentra posiblemente la playa con las mejores condiciones del mundo para maravillarte con el fenómeno de bioluminiscencia.

¿Por qué en julio?

Julio es un buen mes para daros un chapuzón luminiscente, ya que entre los meses de junio y octubre es cuando se acumula una mayor cantidad de ejemplares de plancton luminoso, aunque ciertamente es impredecible. La parte negativa del verano es que registra una gran cantidad de lluvias, aunque no demasiado alta en julio (quinto mes menos lluvioso del año).

 

Agosto

Santo Tomé y Príncipe, una casa árbol en las islas del cacao

Viajar a este desconocido archipiélago africano, situado en el Golfo de Guinea, es uno de los planes más originales que podéis hacer. De nuevo aconsejo un lugar donde prima la naturaleza salvaje: desde montañas de pan de azúcar, playas salvajes, densos bosques y cacao. Aunque hoy día su producción no es la de aquel entonces, Santo Tomé llegó a ser el mayor productor de cacao a principios del siglo XX.

Una bonita propuesta de alojamiento en Santo Tomé es esta casa árbol.

¿Por qué en agosto?

La mejor época para viajar abarca desde junio hasta septiembre, con ausencia de precipitaciones y ligero descenso de las temperaturas.

© Chuck Moravec / wikimedia
© Chuck Moravec / wikimedia

Septiembre

Santorini, una isla muy fotogénica

Esta isla griega es de las más deseadas para el primer viaje de recién casados, y tiene varias razones para ello: en primer lugar posee una orografía única, que nos brinda unas vistas y atardeceres de película. Si bien posee un privilegiado relieve, su belleza es realzada por sus pueblos blancos e iglesias típicas, rematadas con sus cúpulas azules. Mi consejo es que reservéis varios días para Santorini, para relajaros en sus playas de gran belleza, navegar por su caldera y realizar rutas muy interesantes, como la de la Roca Skaros.

Además como experiencia divertida, os animo a asistir al espectáculo “Mi Gran Boda Griega”.

¿Por qué en septiembre?

La parte negativa de Santorini es que suele estar abarrotada de turistas entre julio y agosto. Por ello, viajar entre mayo y junio puede ser más cómodo, o bien entre septiembre y octubre, meses con menos visitantes y con un tiempo muy agradable.

Si tenéis días suficientes, en los alrededores de Santorini hay muchas islas, como Folegandros, que merecen la pena explorar.

© coleccionistasdeislas
© coleccionistasdeislas

Octubre

Aurora boreales en Islandia

¿Por qué no un destino nevado? Para aquellos de vosotros que buscáis paisajes invernales, Islandia no defrauda. Este país tiene grandes atractivos que no podéis dejar pasar así que os ruego programar 2 o 3 semanas, porque la isla lo merece. Géiseres, cascadas, más cascadas, largas caminatas, fiordos, glaciares, ballenas, focas, tríos de ovejas y un sinfín de caballos islandeses.

¿Qué mejor que ver auroras boreales mientras os relajáis con una cerveza en sus baños termales? Sin duda sería el colofón soñado a este viaje.

¿Por qué en octubre?

Es un mes muy propicio para viajar a este país, debido a que las probabilidades de ver auroras boreales ya empiezan a ser bastante altas. Además, las temperaturas no son muy extremas, con nevadas ocasionales.

© pixabay
© pixabay

Noviembre

Islas de Tailandia y festival Loi Krathong

Hasta la pandemia, Tailandia ha sido uno de los países que más ha crecido en los últimos años en número de turistas anuales, pasando de 15,9 millones en 2011 a los 38,2 millones en 2019. Este país es uno de los más completos en la actualidad, principalmente gracias a su amplio abanico de oferta cultural y a la belleza de sus playas.

En Siam, como se llamaba antiguamente, tenemos islas ideales para celebrar una luna de miel de ensueño, como las Phi Phi, Phuket, Koh Lanta o Koh Samui.

¿Por qué en noviembre?

Generalmente en este mes suele celebrarse, a lo largo de todo el país, este fantástico evento anual llamado Loi Krathong, que podéis conocer en el siguiente video.

Diciembre

Little Peter Oasis, el lujo de la exclusividad

Para el último mes del año os traigo la isla Little Peter Oasis, una propuesta diferente. Se trata de un impresionante cayo privado de Belice. Si no lo conocéis os recomiendo echarle un vistazo a esta entrevista que mantuve con su responsable.

¡Este lugar es una pasada!

10 lugares (en islas) imprescindibles para disfrutar del otoño

Este pasado 22 de septiembre comenzó el otoño en el hemisferio norte, y como cada año el verde dará paso a otros colores, que van a ir poco a poco adquiriendo protagonismo.  En breve, en el paisaje predominarán tonos que van desde el amarillo, el marrón, el naranja hasta el rojo.

¿Qué islas brillan en otoño?

Por suerte, muchas de las postales otoñales más famosas del mundo las encontramos también en islas repartidas por todo el planeta.

A continuación, 10 lugares isleños que relucen en esta estación del año:

HONSHU (Japón)

Comenzamos este recorrido otoñal en Honshu, la isla principal de Japón, aunque realmente en cualquier rincón de este país se vive con gran pasión la llegada del kōyō.

Al igual que ocurre en la primavera, generalmente con el florecimiento de los cerezos, es muy popular salir a contemplar los colores de esta estación tan especial en el país nipón. A esta costumbre se le llama “momijigari”, que literalmente significa “caza de hojas otoñales”.

He elegido Arashiyama, en Kioto, ya que aparte de ser el bosque de bambú más conocido, es también uno de los iconos otoñales del país.

Pese a que ya en el mes de septiembre se puede apreciar los colores del otoño en latitudes más septentrionales, como en la isla de Hokkaido, es a partir de mediados de octubre cuando podremos disfrutarlo en Honshu.

© Takeshi Kuboki / flickr

NAMISEOM (Corea del Sur)

Nos trasladamos ahora muy cerca de Japón, a Corea, otro país donde sus ciudadanos se vuelcan con numerosas actividades acompañadas por un clima bastante propicio en este periodo del año. Tanto es así que hay un dicho coreano que hace referencia a ello,»el otoño es la estación en que el cielo es alto y los caballos engordan».

Uno de los mejores lugares en Corea del Sur que debemos visitar, entre septiembre y noviembre, es la isla Namiseom, conocida también como Nami. Esta isla es la más visitada del país y su origen es un tanto curioso, ya que no es una isla natural, puesto que surgió al construir una presa en la zona.

Gracias a esta construcción, la isla Nami es una buena excusa para viajar a Corea en otoño.

©Atibordee Kongprepan/flickr

TAIWÁN

Taiwán tiene mucho encanto, tanto que los portugueses la llamaron Formosa a esta montañosa y boscosa isla. A pesar de su latitud y clima tropical, gracias a su altitud media, es posible contemplar la belleza del otoño en varios puntos de la isla.

Uno de ellos es el pintoresco bosque de Alishan, aunque en este caso, debido a la latitud de Taiwán, la llegada del otoño se retrasa en este paraje, siendo diciembre el mes más indicado para visitarlo.

© pixabay

ISLA DE BLED (Eslovenia)

De Asia nos vamos a Europa, al lago Bled, todo un símbolo esloveno. En esta pequeña isla, tan solo hay espacio para la iglesia de la Asunción de María, desde donde tenemos unas fabulosas vistas al lago que le rodea, el extenso bosque que llega hasta la orilla, y las altas montañas del fondo.

© pikpik

ISLA DE GRAN BRETAÑA (Reino Unido)

La isla de Gran Bretaña cuenta con cientos de lugares excepcionales para disfrutar del otoño y uno de ellos se trata del bosque de Dean.

Situado en Inglaterra y a pocos kilómetros de Gales, este bosque es uno de los más antiguos del país. En él predomina el roble, siendo también muy común el castaño y el haya.

© Eric Soons / geograph.org.uk

ISLANDIA

El otoño islandés es el más madrugador de esta entrada, ya que comenzó a finales de agosto, no obstante es una estación bastante breve en estas latitudes ya que para finales de octubre el invierno ya hace acto de presencia en esta gran isla volcánica.

En esta época otoñal me sorprendió gratamente la zona del lago Myvatn y en particular el área de Dimmuborgir, con unas bonitas formaciones rocosas producto de la actividad volcánica.

© coleccionistasdeislas

LA PALMA (España)

En esta isla, conocida popularmente como “la Isla Bonita”, se encuentra uno de los paisajes otoñales más famosos de toda España, el bosque de los Tilos, que alberga una de las muestras más importantes de laurisilva del archipiélago canario.

Esta reserva natural es un lugar perfecto para amantes del senderismo,  con rutas de gran belleza que incluyen majestuosos miradores y una sorprendente cascada.

© coleccionistasdeislas

MANHATTAN (Estados Unidos)

Al pensar en una isla de Estados Unidos en otoño, es inevitable que Manhattan sea la primera opción que se me pase por la cabeza.

Central Park y los mercados navideños son dos de los principales atractivos para que noviembre sea un mes ideal para visitar Manhattan.

© pixabay

Y por último tenemos 2 destinos en el hemisferio sur, aunque tendremos que esperar a marzo para poder disfrutarlos

ISLA GRANDE DE TIERRA DEL FUEGO (Argentina y Chile)

Al sur del continente americano, más allá del Estrecho de Magallanes, nos encontramos esta isla compartida por Argentina y Chile. Aquí el otoño es una época muy propicia para visitarla, ya que comienza a aminorar su marcha el viento sudoeste, que azota fuertemente la isla desde agosto hasta marzo.

En Ushuaia, que durante mucho tiempo ha sido la ciudad más austral del mundo, el paisaje se tiñe de rojo y amarillo antes de la llegada de las primeras nieves.

ISLA SUR (Nueva Zelanda)

Terminamos este viaje otoñal en Oceanía, en la isla más meridional de las dos principales de Nueva Zelanda, la isla Sur.

Aproximadamente en la parte central y muy cerca de los Alpes del Sur, se localiza el lago Tekapo, que si bien es un magnifico lugar para cada estación del año, a partir de marzo su orilla se tiñe de unos tonos amarillentos, que hacen de este lugar, un imprescindible en toda ruta neozelandesa.

© pixabay

¿Qué otras islas añadirías a esta lista?

Islas de cuarentena

Son tiempos difíciles los que se viven en la actualidad. Muchos de nosotros estamos pasando los días en cuarentena, y otros peleando contra este maldito coronavirus.

A lo largo de la historia y hasta el presente, las islas han ejercido un papel esencial para el aislamiento de poblaciones contra peligrosas enfermedades.

En esta entrada vamos a conocer algunas de estas islas:

Lazzaretto Vecchio (Italia)

El término cuarentena surgió en Venecia en el siglo XIV a raíz de la peste negra. Los barcos que llegaban tenían que esperar treinta días antes de desembarcar a sus pasajeros para no propagar el virus. Más tarde, esta duración se extendió a ‘quaranta giorni’ (cuarenta días), de donde procede dicha palabra. Este método era muy eficaz, ya que la peste tenía un ciclo inferior a 40 días.

Cerca de esta ciudad italiana se encuentra la isla de Santa María de Nazaret, hoy llamada Lazzaretto Vecchio, que debido a su condición de isla fue el lugar donde se construyó el primer Lazareto del mundo, en el año 1423.

© wikimedia

El término Lazareto se refiere a un recinto sanitario para poder aislar a los enfermos afectados de enfermedades contagiosas.

Poco a poco varios lazaretos fueron construyéndose en otras islas europeas:

  • Isla del Lazareto y San Simón (España)
  • Manoel (Malta)
  • Ítaca, Zante y Spinalonga (Grecia)

Isla Cuarentena (España)

Situada en el Puerto de Mahón, esta pequeña isla de 10 000 m ² fue  como su nombre indica, a partir de 1490, la primera isla cercana a Menorca para pasar cuarentenas. Más tarde, ya en 1793, se construyó el Lazareto de Mahón en una isla aledaña.

Isla Grosse y Partridge Island (Canadá)

Fueron las islas canadienses usadas para aislar a todos los inmigrantes irlandeses que dejaban atrás la gran hambruna vivida entre 1845 y 1849. Un millón de irlandeses emigraron de la isla durante estos años y la población disminuyó un 25%.

North Brother Island (EEUU)

Situado a 1km de Manhattan, este pequeño islote es el hogar del antiguo Riverside Hospital. Fue construido en el siglo XIX para pacientes con  enfermedades contagiosas, como la tuberculosis, fiebre tifoidea, sarampión, polio, difteria, tifus o escarlatina. En sus últimos años y antes de su cierre en 1963, su uso fue principalmente como centro de rehabilitación para veteranos de la segunda guerra mundial y adictos a la heroína.

Esta isla es famosa por haber sido el lugar donde Mary Mallon pasó sus últimos 23 años de vida en cuarentena. Conocida también como María Tifoidea, esta sirvienta de origen irlandés contagió de fiebre tifoidea a 53 personas de la alta sociedad neoyorquina a lo largo de su vida, sin embargo, ella nunca lo aceptó ya que no llegó a desarrollar síntomas.

© wikimedia

Samoa Americana (Estados Unidos)

Este territorio de Oceanía perteneciente a Estados Unidos fue uno de los pocos lugares del mundo donde nadie murió por la gripe española, para ello Samoa obligó a poner en cuarentena a todos los pasajeros de los barcos que llegaban a este archipiélago de 5 islas y 2 atolones. Por el contrario, en la vecina Samoa Occidental no se tomó esta medida y falleció 1 de cada 5 ciudadanos.

Isla de Codorniz, Motuihe y Kamau Taurua (Nueva Zelanda)

Fueron las principales islas de Nueva Zelanda para llevar a los inmigrantes a pasar cuarentena. La isla de Codorniz fue también importante como punto de confinamiento para la expedición a la Antártida encabezada por Robert F. Scott.

Molokai (Estados Unidos) y Sorokdo (Corea del Sur)

La colonia de Kalaupapa, en Molokai, y la isla de Sorokdo, en Corea del Sur, fueron lugares donde los enfermos de lepra eran aislados.

La comunidad de contagiados con lepra de Kalaupapa se sitúa en Molokai, una de las islas menos conocidas de Hawái. La lepra entró en el archipiélago hawaiano en la segunda mitad del siglo XIX, con los inmigrantes que llegaban para trabajar la tierra. La enfermedad se propagó rápidamente, y desde entonces  alrededor de 8000 enfermos de lepra han pasado por la colonia. Actualmente viven aún 10 pacientes que, pese a ser libres de marcharse, prefieren quedarse en este lugar donde han pasado buena parte de sus vidas.

Otro caso similar fue la coreana isla de Sorokdo, otra colonia de leprosos construida en tiempos del Japón Imperial.

Kalaupapa, Molokai © Sanba38 / wikimedia

Ellis Island y Angel Island (Estados Unidos)

Ellis Island (en la Upper Bay de Nueva York) y Angel Island (en la bahía de San Francisco) fueron puntos claves para el control de inmigración y enfermedades infecciosas de estas 2 ciudades importantes de la costa este y oeste de Estados Unidos,  entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Ellis Island © pixabay

Isla de Navidad (Australia)

Australia hasta la fecha ha contenido muy bien el coronavirus. Una de sus medidas fue repatriar a sus ciudadanos de Wuhan y aislarlos en un centro de inmigrantes de la isla de Navidad, muy alejada de Australia. De hecho se sitúa a más de 2000 km de Perth y a tan solo 360 km de Yakarta.

Isla Villivaru  (Maldivas)

La última de estas islas la localizamos en el atolón de Kaafu. Allí se encuentra la isla de cuarentena con la propuesta más lujosa de esta lista. Se trata de un hotel construido en tan solo 10 días, con un total de 30 habitaciones. Incluye atención médica gratuita para los pacientes, servicio de habitaciones con 3 comidas, aire acondicionado,  tv con pantalla plana y minibar… ¡a rebosar!