Formentera – Guía de playas

Las playas de Formentera son por sus arenas, al igual que su vecina isla de Espalmador, las más caribeñas de las Baleares.

Como en el post ibicenco, vamos a recorrer también el litoral de Formentera en el sentido de las agujas del reloj, comenzando por Es Cavall d´en Borrás, la playa más cercana al puerto.

Es Cavall d´en Borràs

La primera de estas 10 playas se encuentra, como las tres siguientes de este artículo, en el bonito entorno del Parque Natural de Ses Salines.

Si no has escuchado aún su nombre, estoy seguro de que sí has visto alguna fotografía del banco con el texto “No hay verano sin beso”. Este lugar es todo un icono de la isla, que ha puesto de moda a Es Cavall d´en Borràs en los últimos años, gracias a los dueños del chiringuito Beso Beach, quienes adquirieron el local en 2011.

La playa en sí es de fina arena, muy tranquila, bien equipada y bastante larga (más de medio kilómetro de longitud), con unas puestas de sol muy recomendables.

cavall

Ses Illetes

No exagero si digo que en Formentera se encuentra una de las mejores playas del mundo. Ses Illetes no solo destaca por el espectacular color de sus tranquilas y poco profundas aguas, sino también por la mezcla de su fina arena blanca con polvo de coral rosa, lo que la hace ser una de las playas de arena rosa más deseadas.

Ses Illetes es otro paraíso del Parque Natural de Ses Salines, muy bien rodeado en esta ocasión por varios islotes (de norte a sur): Illa de Tramuntana, Illa des Forn, Escull des Pou, Illa des Conills y Escull d’en Palla. Además, si caminas hacia el norte enseguida tendrás unas magníficas vistas desde lo alto de la Isla de Espalmador al fondo, y de la playa de Es Trucadors.

illetes

Playa de es Trucadors

La punta norte de la península está reservada para una playa que se extiende hasta las cercanías de la isla de Espalmador, separada por tan solo 150 metros de Formentera.

Muy tranquila y poco concurrida, al estar en una fina lengua de arena con el mar a ambos costados, esta playa es ideal para evitar la costa con mayor oleaje (que generalmente suele ser la oriental).

Es Trucadors

Playa de Levante

Al otro lado de Ses Illetes , en la costa oriental de la península de Es Trucadors, tenemos una playa mucho más salvaje y menos masificada, pero con frecuente oleaje y viento de levante (como bien indica su nombre).

Con casi un kilómetro y medio de longitud, la playa de Levante es una de las más largas de la isla. El extremo norte es de mayor oleaje y en él se practica nudismo mientras que la zona sur, muy próxima a Sa Roqueta (una playa también muy recomendable), es mucho más agradable para el baño.

levante

Es Pujols

Rodeada por varios islotes, Es Pujols probablemente no esté entre las cinco mejores de la isla, como suele suceder con las playas urbanas. Sin embargo, este arenal del principal núcleo turístico de Formentera cumple con nota, como así lo confirman sus aguas tranquilas y cristalinas, su amplitud (se extiende por 1,5 kilómetros), los equipamientos que tiene y su blanca arena.

Cala en Baster

Siguiendo por la costa norte, aproximadamente 3 km son los que separan Es Pujols de esta pequeña y rocosa cala, única de Formentera. Este antiguo refugio de pescadores es hoy día una cala diferente, salvaje, tranquila y de unas aguas transparentes con rica fauna marina que la hacen ideal para la práctica de esnórquel.

Su acceso es complicado y nada recomendable para personas con dificultad de movilidad o familias con niños pequeños. Es muy recomendable visitar esta cala en la mañana, puesto que nos quedaremos muy pronto sin rayos de sol debido a las altas paredes calizas que la rodean.

baster

Ses Platgetes

Si continuamos desde Cala en Baster hasta el final de la costa Tramuntana, nos encontraremos con pequeñas playas aisladas antes de llegar a Ses Platgetes. Traducido como “las playitas”, se trata de 3 calas muy tranquilas de fina arena blanca separadas entre sí por salientes rocosos.

Sus aguas son muy limpias y llenas de peces, lo que le hacen también muy recomendables para hacer esnórquel.

Además de las calas, el área que la rodea es bastante pintoresco tanto por encontrarse en un complejo dunar con pasarelas de madera como por el cercano pueblo de Es Caló de Sant Agustí, donde te encontrarás con varias casetas de pescadores típicas con embarcaderos de madera.

platgetes

Caló D´Es Mort

Dejamos la costa Tramuntana, para desplazarnos alrededor de 2km al sur hasta Caló D´Es Mort, una de mis calas favoritas de las islas Pitiusas.

Después de caminar unos minutos desde el parking llegarás hasta una zona de acantilados desde la que se divisa buena parte de la costa de Migjorn, que abarca la cara sur de Formentera. Enseguida te espera abajo una cala de ensueño que asombra por el color irreal y la transparencia de sus aguas.

Caló D´Es Mort forma un semicírculo rodeada de rojizos acantilados que no llega a los 100 metros de largo, con bastante escasez de arena y la presencia, de nuevo, de un par de fotogénicas casetas de pescadores con sus respectivas rampas para las barcas.

A pesar de su espectacularidad, la cala tiene dos aspectos negativos: su acceso no es apto para todos los públicos y tiende a llenarse enseguida, por lo que es una buena idea visitarla muy temprano o a última hora de la tarde.

No te olvides una vez más de tus gafas de buceo ¡el agua está repleta de peces!

Caló d'Es Mort

Playa de Migjorn

Como decía antes, esta playa es la más larga de Formentera (más de 5km), llegando a ocupar la mayor parte de su costa meridional. Migjorn es principalmente una sucesión de calas más o menos diferenciadas: comienza muy cerca de Caló D´Es Mort, en el tramo denominado Es Copinar, y continúa con Es Arenals (tramo largo y popular), Es Valencians, Es Codol Foradat (muy tranquilo y de pequeñas calas separadas por rocas), Racó Fondo, Es Ca Marí hasta llegar a Es Mal Pas (el preferido por nudistas).

Sin duda este arenal es muy variado y atractivo, ya que tiene muchas zonas diferenciadas, no está demasiado masificado en general y además está muy bien resguardado de los vientos de levante, siendo por todo ello una de las playas preferidas por los locales.

Cala Saona

En la última playa de esta selección tuvimos los mejores atardeceres de la isla. De hecho, nos gustó tanto la puesta de sol, que volvimos a repetir visita y es que merece la pena caminar y descubrir los alrededores de Cala Saona, desde donde gozamos de unas estupendas vistas a Ibiza y a Es Vedrá.

La que es en mi opinión la playa más bonita de la isla, después de la popular Ses Illetes, suele estar bastante concurrida. Muchas familias llegan hasta ella, ya que es como una piscina para los más pequeños, sin demasiado oleaje y poco profunda en sus primeros 50 metros.

Su tamaño es de 140 metros de largo por 120 metros de anchura máxima y cuenta con un estupendo chiringuito en su lado izquierdo.

calasaona

Fotos © coleccionistasdeislas

Ibiza, 10 playas para disfrutar de la isla

La isla de Ibiza tiene muchas calas que merecen la pena una visita. Aquí te traigo mis 10 favoritas, que veremos en sentido de las agujas del reloj, comenzando por el norte. Espero que coincidamos en varias de las seleccionadas.

Benirrás

Comenzamos el recorrido en una mítica cala ibicenca que aún conserva parte de su esencia hippie de décadas pasadas, siendo cada domingo el punto de encuentro festivo de centenares de personas que llegan hasta ella para despedir los últimos rayos de sol del día a ritmo de tambores.

Al margen de su espectacular ambiente, Benirrás tiene una bonita ubicación entre acantilados repletos de pinos con una curiosa figura rocosa que nos llama la atención nada más llegar, su popular “dedo de Dios”. Este es el nombre que recibe el islote Cap Bernat.

La playa, que cuenta con varios establecimientos de restauración y con un mercadillo artesanal cada martes y domingo, tiene una longitud de 150 metros por 40 metros de anchura máxima, con bastantes rocas desde su misma orilla, lo que le hace ideal para practicar esnórquel.

No olvides llegar con bastante antelación o… ¡te perderás un atardecer único!

 

Lo mejor: atardeceres a ritmo de tambores

Lo peor: muy masificada al atardecer

Benirrás

Cala San Vicente

Esta playa amplia, con unas medidas superiores a los 50 metros de ancho y a los 350 metros de largo, se encuentra en una bahía situada en el nordeste ibicenco y, al igual que Benirrás, está enclavada entre dos montes con bosques de pinos.

San Vicente es una playa urbana ideal para ir en familia, muy tranquila, de fina arena, equipada  con todos los servicios y restaurantes a pie de playa, y con unas magnificas vistas a la isla de Tagomago.

 

Lo mejor: recomendable para ir con niños

Lo peor: a veces es difícil encontrar aparcamiento

sanvicente

Aguas Blancas (Aigües Blanques)

A escasos 5 kilómetros de la anterior se halla, escondida entre acantilados, una de las favoritas tanto para nudistas como para residentes de Ibiza.

Su acceso no es el más sencillo ya que para llegar hasta ella hay que caminar un tramo por una bajada bastante pronunciada y luego, ya una vez en la playa, nos tendremos que mojar los pies para acceder entre el mar y las rocas a la playa principal.

Aguas Blancas, cuyo nombre proviene de la continua espuma de mar producto del fuerte oleaje, tiene más de 200 metros de largo y 10-15 metros de ancho, reservándose el extremo final principalmente para nudistas.

Esta playa también es muy popular por sus baños de barros, los cuales se aplican sus visitantes sobre la piel, al obtenerlos del acantilado que previamente han mojado con agua.

⇒Recuerda que da la sombra muy pronto debido a la elevada altura de los acantilados y su orientación hacia el este.

 

Lo mejor: su singular ubicación

Lo peor: oleaje y acceso algo complicado

aguasblancas

Es Cavallet

Desde Aguas Blancas recorremos toda la costa este hasta llegar al Parque de Ses Salines, el punto más meridional de la isla.

Es Cavallet es una amplia playa paradisiaca perteneciente a un sistema dunar que tiene una superficie de más de 1 kilómetro bastante diferenciada, siendo su extremo norte visitado por familias, nudista en su parte central, mientras que el colectivo LGTBI tiende a concentrarse en su extremo sur.

 

Lo mejor: playa extensa y bastante tranquila

Lo peor: larga caminata hasta el coche

escavallet

Es Bol Nou (Sa Caleta)

Aproximadamente 15 minutos se tarda en llegar desde Es Cavalet a una de las calas más bonitas de la isla. Situada justo al lado del pequeño puerto de pescadores de Sa Caleta, la playa de Es Bol Nou nos sorprende a nuestra llegada con una atractiva entrada que se abre paso por el hueco de unos abruptos acantilados de tierra rojiza que la rodean.

De aguas cristalinas es también muy conocida por sus barros con supuestas propiedades curativas, al igual que Aguas Blancas. Las dimensiones son muy reducidas (80 metros de largo por 10 metros de ancho), por lo que se llena muy rápido en los meses de verano, como ocurre en otras playas de Ibiza.

 

Lo mejor: el entorno natural que la rodea

Lo peor: muy masificada

esbolnou

Cala d´Hort

Llegamos a la costa oeste donde queda Cala d´Hort, además de las otras cuatro siguientes playas de esta pequeña selección.

Pese a que se trata de una cala bastante pedregosa, por el bonito marco natural que le rodea con los cercanos islotes de Es Vedrá y Es Vedranell , frente a ella; y por sus atardeceres de fantasía, Cala d´Hort merece un hueco entre las mejores playas ibicencas.

 

Lo mejor: uno de los mejores atardeceres de Ibiza

Lo peor: bastantes piedras

caladhort

Cala Vadella

A medio camino entre Cala d´Hort y Playas de Conta tenemos una de las bahías más pintorescas de la isla, con una cala de arena blanca muy protegida del viento y del oleaje, siendo ideal para visitarla con los más pequeños.

Cala Vadella es de tamaño medio, con unas dimensiones de 260 metros de longitud por 60 metros de anchura. Aunque no llega a tener un grado de ocupación tan alto como otras playas ibicencas, aparcar en sus alrededores es bastante complicado a menos que lo hagas en el parking (3,5€ diarios).

⇒ No te pierdas las vistas desde el mirador que hay en el extremo norte de la bahía, justo al lado de la carretera que va de Cala Vadella a San José.

Lo mejor: muy protegida del viento y del oleaje, ideal para ir con niños

Lo peor: en algunas ocasiones el agua está algo turbia

calavadella

Playas de Conta

Aunque también suele aparecer como Cala Conta/Cala Comte, realmente se trata de 3 calas: Racó d´en Xic, Playa Es Comte de Ponent y Playa Es Comte de Tramontana. Todas ellas forman las Playas de Conta/Platjes de Comte.

Estas calas tienen la particularidad de que están rodeadas de un pequeño archipiélago llamado Illots de Ponent (Islotes de Poniente).  De hecho, te bañarás justo delante de una de sus islas, la Illa des Bosc. Detrás y tapada por esta queda isla Conejera, una de las principales de las islas Pitiusas.

Desde Es Comte de Ponent verás en primer lugar la Illa de s´ Espartar, y más allá se llegan a distinguir varias de las pequeñas islas Ses Bledes (de sur a norte): Sa Gorra, Es Vaixell, Na Bosc, Na Plana, Escull Vermell y Escull de Tramuntana.

Aparte de la belleza de sus aguas turquesas, este es un lugar privilegiado para disfrutar de uno de los mejores atardeceres de la isla.

El principal inconveniente es que a veces resulta complicado encontrar espacios para poner la toalla.

 

Lo mejor: aguas cristalinas y atardeceres

Lo peor: muy masificada

calaconta

Punta Galera

Probablemente sea la más desconocida de todas. Su nombre es Punta Galera y es muy tranquila, incluso en los meses de mayor afluencia de visitantes.

Esta cala es una de las favoritas para la comunidad hippie, con mágicos atardeceres y unos alrededores salvajes y rocosos de terrazas planas y difícil acceso, pero con unas seductoras aguas cristalinas que invitan al baño.

Prepara tus gafas de buceo…  ¡El fondo marino en esta zona es uno de los más asombrosos de Ibiza!

 

Lo mejor: la tranquilidad y sus aguas cristalinas

Lo peor: acceso complicado

intro

Cala Saladeta

Situada en una bonita y resguardada bahía, que comparte con su vecina Cala Salada, se encuentra una de las calas más bellas de Ibiza en un entorno rodeado de acantilados, bosque de pinos y pintorescas casas de pescadores, donde destaca el color de sus aguas cristalinas.

Sin embargo, no será tan sencillo llegar a Saladeta en pleno verano, para ello deberás madrugar si no quieres quedarte sin hueco, ya que las dimensiones de esta cala son muy reducidas (80x25m).

Además de llegar temprano, tienes que caminar por un sendero, que transcurre por encima de las rocas, desde el cual tenemos unas vistas impresionantes de toda la bahía con la isla Conejera al fondo.

 

Lo mejor: aguas cristalinas

Lo peor: muy masificada

calasaladeta

Fotos © coleccionistasdeislas

Islas Pitiusas, las más occidentales de las Baleares

¿Sabías que dentro de las Islas Baleares existen dos subgrupos de islas?

Las más orientales (Mallorca, Menorca e islotes) son las llamadas islas Gimnesias. Mientras, las islas Pitiusas, las cuales vamos a ver a continuación, son las más occidentales. En este segundo grupo se encuentran Ibiza, Formentera y todas las demás islas e islotes que rodean a estas dos.

¿Por qué se llaman islas Pitiusas?

El origen de este nombre proviene de los griegos que, aunque no llegaron a instalarse, comerciaban en la zona. Llamaron Pitioussa, por la abundancia de pinos, a Ibiza (pitys, que quiere decir pino en griego y oussa, que era el sufijo utilizado para identificar a las islas en las rutas mediterráneas).

Mientras, Formentera recibió el nombre de Ophioussa por la gran cantidad de ofidios (serpientes) que había en ella.

Tanto fenicios como romanos mantuvieron en sus nombres el apodo de “isla de pinos” a Ibiza. No obstante, estos últimos comenzaron a denominar insulae Pityusae al conjunto de estas islas.

intro

Ubicación de las Islas Pitiusas

Como muchos de vosotros sabéis, estas islas se encuentran en el Mar Mediterráneo, a una distancia superior a los 80 kilómetros (en su trayecto más corto) tanto al este de la península ibérica como al oeste de Mallorca.

230 kilómetros son los que separan a Formentera de las costas de Argelia por el sur y 220 km de la ciudad de Tarragona por el norte.

¿Cuáles son las islas Pitiusas?

Además de por Ibiza y Formentera, que son sus islas principales, este archipiélago está formado también por alrededor de 60 islas e islotes. La mayoría son de tamaño muy reducido, a excepción de estas 5 islas más relevantes: Espalmador, Conejera, Tagomago, Es Vedrá y Espardell.

Ibiza

Esta isla de fama mundial atrae cada año a miles de turistas gracias a su vida nocturna, al relax y la desconexión que nos ofrecen sus parajes naturales, a la belleza de sus calas, al encanto de su Dalt Vila o a sus mágicos atardeceres.

Con una superficie de 572 km² es la tercera isla más grande de las Baleares y la principal de las Pitiusas, siendo su punto más alto Sa Talaia, que alcanza los 475 metros de altitud.

Cala Saladeta
Cala Saladeta

Formentera

Si aún no has visitado la isla, mi recomendación es que no te fíes de su tamaño (83,24 km²) y dedícale varios días como lo merece ya que, a pesar de que es bastante más pequeña que Ibiza, tiene además de idílicas playas, varios puntos de visita obligada.

Caló d'Es Mort
Caló d'Es Mort

Isla de Espalmador

Precisamente una de las mejores cosas que hacer cuando viajes a Formentera es visitar la mayor (1,38 km²) de las islas menores. En ella disfrutarás de la playa de Racó de S´Alga, que sin duda es una de las más bonitas del Mar Mediterráneo.

Portada

Isla Conejera

Es la más grande (1,08 km²)  de la islas que rodean a Ibiza, y se encuentra rodeada por varios islotes cuyos principales son Illa des Bosc y Illa s’Espartar. Conejera está deshabitada y forma parte de una reserva natural, por lo que sobre ella se levanta únicamente un faro.

Por su ubicación en la costa occidental, Conejera está presente en varios de los mejores atardeceres ibicencos.

Isla Tagomago

Al otro lado de Ibiza, a una distancia de 1 km al nordeste, se halla una de las islas privadas más exclusivas del mundo. Tagomago saltó a los medios de comunicación el pasado año 2020 al ponerse a la venta con sus 600 000 metros cuadrados y su espectacular mansión en su parte central.

Isla de Es Vedrá

Volviendo de nuevo a la costa occidental de Ibiza, a unos 10 km al sur de la isla Conejera se encuentra este escarpado islote, que llega hasta los 382 metros de altura en una superficie de apenas 600 000 metros cuadrados. Por increíble que parezca, como vimos en esta entrada sobre Es Vedrá, este lugar fue habitado en el siglo XIX.

portada

Isla de Espardell

La última isla Pitiusa de esta entrada tiene un tamaño algo inferior a los 500 000 metros cuadrados y queda entre Ibiza y Formentera, a unos 4km al este de Espalmador.

Sobre ella se levanta un faro de 53 metros de altura y yacen los restos de una torre defensiva de origen musulmán. Sin embargo, al igual que ocurre con Es Vedrá, es una isla inaccesible para el turista debido a que prácticamente la totalidad de su costa es acantilada y se encuentra dentro de un espacio natural protegido.

Y tú, ¿habías oído hablar de todas estas islas e islotes?

Fotos © coleccionistasdeislas